style="font-size: 10.0pt; font-family: Arial,sans-serif; color: black"> Aludió además que el voto de la mayoría sostuvo que la exigencia del ex empleado del cumplimiento de los mandatos religiosos que la institución educativa pretende inculcar a sus integrantes -guardar descanso los días sábados y cumplir con el diezmo- no debía reputarse como una conducta discriminatoria de la demandada que justificara la procedencia del resarcimiento por daño moral reclamado en la causa.

 

En apoyo de esa solución, se señaló que el docente decidió en forma libre profesar el credo adventista e ingresar a una comunidad escolar con una impronta marcadamente basada en las creencias y las exigencias del estilo de vida religioso.

 

Por tanto, concluyó que “calificar de discriminatoria la actitud asumida por la accionada derivaría en la imposibilidad de llevar adelante un proyecto educativo con la impronta del credo adventista y lesionaría el derecho de la institución a proponer a la sociedad una opción académica diferente”.

 

Juez Víctor Sodero Nievas

Superior Tribunal - Río Negro

Sodero Nievas estimó se encuentra debidamente acreditado que el docente ingresó a trabajar en el Instituto Adventista “Perla del Valle G.017” de la ciudad de Villa Regina el 01.03.1999, como profesor de las materias de inglés, música y Biblia. También se halla fuera de discusión que la comunidad educativa referida tiene organizado su funcionamiento con base en determinados lineamientos religiosos que impregnan toda la estructura curricular y se ajustan a la normativa provincial de educación.

 

En este contexto, Sodero Nievas consideró que “no existió un accionar discriminatorio de la demandada que habilite el daño moral reclamado, en tanto ésta solo se limitó a exigir al docente el cumplimiento de ciertas reglas de conducta predeterminadas, acordes con su fe y la profesada por la accionada, las cuales deben reputarse conocidas por el maestro atento a su largo período de desempeño en la institución -1999 a 2007-, culto al que, sumo además, él mismo decidió ingresar libremente el 18.08.2001.

 

“Tampoco puedo soslayar que (el docente) dictó clases de Biblia a los alumnos del citado colegio desde su ingreso hasta el año 2002, por lo que con más razón no podía escapar a la observancia de los mandamientos religiosos inculcados por la comunidad escolar en la que se desempeñaba”. (ADN)

 

FUENTE: http://adnrionegro.com.ar/2012/05/superior-tribunal-afirma-que-asociacion-adventista-no-se-discrimino-a-docente/