Libro "Como Fuego en mis huesos" paginas 189 a 285

 

LIBRO: Clifford Goldstein. “Como fuego en mis huesos”.  Editorial ACES 2001. 527 páginas. Trascripta la III Sección, “Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa”, pags. 189 a 285

 

 

Tapa Edición 2001 "Como fuego en mis huesos"

ÍNDICE  (presentado en el libro en pag. 6)

 

TERCERA SECCIÓN: POR QUÉ ENCUENTRO INTOLERABLE LA TOLERANCIA RELIGIOSA……..           189

 

23. La cruz y la Constitución.......................................................................................  191

24. Jesús y la Primera Enmienda...............................................................................   199

25. Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa………………………………………..        207

26. La Derecha Cristiana, ¿traerá el Pentecostés político a Norteamérica? ……………         213

27. Asalto a la separación..........................................................................................  222

28. En pos del milenio…………………………………………………………………………………………...…        228

29. La verdad acerca de la libertad religiosa en los Estados Unidos de Norteamérica      239

30. Honren al emperador………………………………………………………………………………………..         248

31. La caza sabática de Joe Ficarra…………………………………………………………………………..         259

32. ¿Quién le teme a la América judeo-cristiana?.....................................................    271

33. El caso del sacrificio animal en Hialeah...............................................................      277

34. Mi dilema creacionista-separatista……………………………………………………………………          286

 

INDICE  (de este documento de Word)

Tabla de Contenido (ir directo a ...)

Clifford Goldstein

1955 - .......

TERCERA SECCION.. PAGEREF _Toc327383265 \h 2

Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa. PAGEREF _Toc327383266 \h 2

CAPITULO 23. PAGEREF _Toc327383267 \h 3

La cruz y la Constitución. PAGEREF _Toc327383268 \h 3

CAPITULO 24. PAGEREF _Toc327383269 \h 7

Jesús  y la Primera Enmienda. PAGEREF _Toc327383270 \h 7

CAPITULO 25. PAGEREF _Toc327383271 \h 11

Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa. PAGEREF _Toc327383272 \h 11

CAPITULO 26. PAGEREF _Toc327383273 \h 13

La Derecha Cristiana, ¿traerá el Pentecostés político a América?. PAGEREF _Toc327383274 \h 13

CAPITULO 27. PAGEREF _Toc327383275 \h 18

Asalto a la separación. PAGEREF _Toc327383276 \h 18

CAPITULO 28. PAGEREF _Toc327383277 \h 21

En pos del milenio. PAGEREF _Toc327383278 \h 21

CAPITULO 29. PAGEREF _Toc327383279 \h 28

La verdad acerca de la libertad religiosa en los Estados Unidos. PAGEREF _Toc327383280 \h 28

CAPITULO 30. PAGEREF _Toc327383281 \h 32

Honren al emperador. PAGEREF _Toc327383282 \h 32

CAPITULO 31. PAGEREF _Toc327383283 \h 38

La caza sabática de Joe Ficarra. PAGEREF _Toc327383284 \h 38

CAPITULO 32. PAGEREF _Toc327383285 \h 46

¿Quién le teme a una Norteamérica judeo-cristiana?. PAGEREF _Toc327383286 \h 46

CAPITULO 33. PAGEREF _Toc327383287 \h 49

Caso del sacrificio animal en Hialeah. PAGEREF _Toc327383288 \h 49

FALLO DE LA SUPREMA CORTE. PAGEREF _Toc327383289 \h 53

 

 

189         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

TERCERA SECCIÓN

Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa

 

Esta sección, que contiene artículos mayormente de Liberty, es la más Controversial de todas, porque trata con el delicado tema de la política y la religión, incluyendo algunos ensayos acerca de la Nueva Derecha por lo cual he sido castigado, criticado y condenado al infierno (aun por hermanos adventistas) desde que comencé a escribir para Liberty a mediados de la década de 1980.

 

No obstante, me mantengo firme en mi posici6n en cuanto a que la Derecha Cristiana, no importa cuántas cosas buenas abrace, representa una peligrosa amenaza para la libertad religiosa y podría convertirse en la fuerza que haga que los Estados Unidos hable "como dragón".

 

En "Asalto a la separación" hablo del cambio de actitud radical del protestantismo de los Estados Unidos con respecto a la separación entre Iglesia y Estado, y de cómo hoy en día muchos cristianos, los que más se han beneficiado de la separación, se han dado vuelta en contra de ella, una tendencia  interesante a la luz de los eventos de los últimos días.

 

190         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

El artículo "En pos del milenio” se ocupa de la curiosa paradoja de la teología de la Derecha Cristiana y la política: la persecución implacable en pro del poder político por parte de aquellos cuya teología enseña que los cristianos serán una minoría perseguida en los últimos días antes del regreso de Cristo.

 

El artículo más antiguo de este capítulo, "¿Quién teme a una Norteamérica judeo-cristiana?” publicado en Ministry en 1986, relata mi primera experiencia en una reunión de la Nueva Derecha donde los participantes expresaron su decisión de hacer de los Estados Unidos una "nación judeo-cristiana". Enfrenté al orador (un congresal de los Estados Unidos) y le pregunté: "Cuándo usted dice judeo-cristiano, ¿en realidad no querrá decir cristiano? Y cuando dice cristiano, ¿en realidad no querrá decir protestante? Y cuando dice protestante, ¿en realidad no querrá decir fundamentalista?" Su respuesta fue que, por judeocristiana, quería decir una nación basada en los Diez Mandamientos, y dijo específicamente que los primeros tres mandamientos tenían que ver con la relación del hombre con Dios, los últimos siete con la relación del hombre con el hombre. ¡Por favor! Cuando estas personas ni siquiera logran tener bien los Diez Mandamientos, ¿quién quiere tenerlos haciéndolos cumplir en los Estados Unidos?

 

También incluida en esta sección aparece la obra curiosamente titulada: "Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa" (por la cual gané mi primer premio en el periodismo). ¿Por qué encontraría, un editor de una revista de libertad religiosa, intolerable la tolerancia religiosa?  Lea el artículo y descúbralo.

 

191         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

CAPITULO 23

La cruz y la Constitución

 

Por supuesto que cuando se mezcla la religión y la política a menudo se produce una infusión volátil, razón por la cual  la Constitución de Estados Unidos las separa .  La embestida reciente de los cristianos conservadores a la corriente política, aunque menos visible que en la década de 1980, amenazan ahora esa separación por su abierta hostilidad al muro tradicional entre la Iglesia y el Estado. No existirían riesgos, sin embargo, si los cristianos políticamente activos adhirieran al principio de libertad religiosa mejor expresado por el acontecimiento central de su fe: la cruz de Jesucristo.

 

Allí, el mismo Hijo de Dios, con clavos en sus manos, en sus pies y espinas en su frente, fue azotado y luego colgado sangrando entre el cielo y la tierra porque les dio a los humanos la libre elección de servirle.  Si no les hubiera dado esta libertad, el hombre no hubiera quebrantado la ley de Dios, sufrido las consecuencias de la transgresión (“la paga del pecado es muerte" [Rom. 6:231) y Jesucristo no hubiera sido crucificado. En esencia, Jesús murió porque le concedió libertad religiosa a la humanidad.

 

192         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

El Señor estimó tan sagrada la libertad religiosa, tan fundamental para los principios de su gobierno divino, que en lugar de privar al hombre de libertad, pagó él la pena por el abuso que los hombres hicieron de ella. Antes que forzarnos a no pecar, él, 11 por nosotros", se "hizo pecado" (2 Cor. 5:21). En lugar de maldecirnos encadenando nuestras mentes' fue "hecho por nosotros maldición" (Gál. 3:13); antes de hacernos vivir sin libre albedrío, "murió por nosotros" (Rom. 5:8). Jesús eligió el sufrimiento, la humillación y la muerte antes que privar al hombre de su libre albedrío. La cruz revela la libertad religiosa en términos divinos manifiestos.

 

En la creación, Dios tejió en la trama infinita del cerebro de Adán la habilidad para elegir lo bueno y lo malo, para obedecer o desobedecer. Si no hubiera modelado la libre elección dentro de la mente de Adán, Dios no habría tenido que advertirle que no comiera el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Además, cuando Jesús creó a la primera pareja, sentó el precedente para los que abusarían de su libertad al punto de golpear, escupir y finalmente clavar a su Creador a una cruz.

 

Esta libertad moral no está limitada a la Tierra, o solamente al hombre, sino que reina como principio moral de la creación. De otra manera, ¿cómo podría haberse rebelado Lucifer contra Dios, a menos que le hubiese sido dada, como a Adán, no sólo la capacidad de elegir lo incorrecto sino también la libertad para actuar de acuerdo con esa elección?

 

Así dice el Señor Dios: "Tú eras el sello de la perfección, Heno de sabiduría y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura... Tú, querubín protector.. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad» (Eze. 28:12-15).

 

La Biblia registra esas maldades: "Tú que decías... junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio

 

193         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

me sentaré a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo" (Isa. 14:13, 14). La perfección, entonces, debe incluir la habilidad de elegir lo malo,

 

porque aunque originalmente era "perfecto en todos [sus] caminos", Lucifer eventualmente se volvió jactancioso, vanaglorioso y celoso, y todo eso le condujo a su caída.

 

Dios podría haber aniquilado a Lucifer (descrito en Apocalipsis 12:9 como el dragón) y a los otros ángeles que abusaron de su libertad, o podría haberlos creado incapaces de tomar decisiones erradas. En lugar de eso, hubo guerra en el cielo: "Miguel (Jesús) y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo" (Apoc. 12:7, 8). La caída de Lucifer trajo la caída del hombre, que en última instancia trajo a Cristo a la cruz. Nuevamente, Jesús podría haberse evitado la agonía del Calvario si hubiera forzado a Lucifer, a los ángeles, a la humanidad y a toda su creación a obedecerle a él, pero se rehusó a hacerlo.

 

No nos asombra que cuando estuvo sobre la Tierra, Jesús nunca obligara a nadie a seguirle. Conocía, mejor que nadie, el costo aterrador del pecado y la desobediencia; sin embargo, permitió que los hombres lo desobedecieran, lo rechazaran y finalmente lo mataran, aunque al hacerlo traían ruina sobre sí mismos, sobre sus familias y sobre su nación.

 

Un joven rico le preguntó a Jesús qué debía hacer para ser salvo. Cuando Jesús le respondió, el joven se fue.  Jesús conocía las consecuencias de esa decisión, y aunque amaba al joven, porque lo amaba, no forzó el asunto.  Jesús nunca contravino la libre voluntad. Suplicó, lloró y amonestó, pero nunca obligó.

 

Jesús nunca enseñó que todos serán salvos o que las diferentes profesiones de fe son caminos distintos para llegar al Padre. "Yo soy el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6); "nadie viene al Padre, sino por mí".  Él advirtió a sus contemporáneos acerca

 

194         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

de] infierno, el juicio y la paga del pecado, así como nos advierte a nosotros hoy. Sin embargo, ahora, al igual que entonces, nos concede toda la libertad para tomar nuestras propias decisiones de si vamos a servirle o cómo hacerlo.

 

Que irónico, también, porque si alguien tenía el derecho de obligar a obedecer, ese era Cristo. Como Dios, Creador del universo (Col. 1: 16), el gran YO SOY, hizo a Lucifer, a los ángeles y a la humanidad, y les dio forma, sustancia e inteligencia. Todo lo que son, lo que somos, o lo que podríamos llegar a ser viene sólo de Jesús, en el que "vivimos, y nos movemos, y somos 11 (Hech. 17:28). Él merece nuestra adoración, nuestra alabanza y nuestra obediencia. Sin embargo, si él no fuerza la obediencia, aun al costo de la cruz, ¿cómo puede atreverse otro a hacerlo?

 

Los padres fundadores de los Estados Unidos entendían este principio de la libre voluntad. Thomas Jefferson escribió que Dios, aunque 11 es Señor tanto del cuerpo como de la mente, eligió, no obstante, no propagarla [religión] por coerción a ninguno de los dos, como estaba en su omnipotencia hacer". En otras palabras, aunque Dios tiene el poder para obligarnos a obedecer, no lo hace, y todo intento de coerción "es un alejamiento del plan del Santo Autor de nuestra religión".1

 

James Madison escribió que "mientras afirmamos para nosotros mismos la libertad de abrazar, profesar y observar la religión que creemos que es de origen divino, no podemos negar una libertad igual a aquellos cuyas mentes no han cedido todavía ante la evidencia que nos ha convencido a nosotros. Si se abusa de esta libertad, es una ofensa contra Dios, no contra el hombre. Por lo tanto, debe rendirse cuenta a Dios, no al hombre".2

 

Por causa de estos sentimientos, los padres fundadores escribieron la Primera Enmienda a la Constitución: "El congreso no hará ninguna ley respecto al establecimiento de la religión, ni prohibirá el libre ejercicio de ella". Estas sencillas dieciséis palabras

 

195         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

(en inglés) expresan el principio de la libertad religiosa encarnado en la vida, y especialmente en la muerte, de Jesucristo. ¿Cómo? Porque restringen al gobierno de poner todo su poder detrás de alguna religión, protegiendo así a los ciudadanos de la coerción que trae la legislación sectaria.

 

La Primera Enmienda dice que el gobierno no debe hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión". Esta cláusula restringe al gobierno de promover, fundar o formar cualquier religión. La segunda cláusula es también una restricción, que no permite al gobierno prohibir el libre ejercicio de la religión. Las cláusulas están unidas porque una vez que se establece la religión por ley, puede estorbar el libre ejercicio de otros. "Dicho de otra manera", escribe el filósofo cristiano Richard John Neuhaus, "el libre ejercicio de la religión exige el no establecimiento de la religión".3

 

Cuando se establece una religión, se convierte en la fe oficial, legal, y las leyes reflejarán esa fe. Estas leyes pueden, e inevitablemente lo hacen, estar en conflicto con la creencia y práctica de otras denominaciones. Si, por otra parte, no se le permite al gobierno promulgar leyes con respecto a la religión, nunca podrá perseguir ni discriminar sobre la base de la religión, reflejando así los principios de libertad que Cristo encarnó. Lejos de ser “neutral” con respecto a la religión, las referencias religiosas en la Declaración de Derechos reflejan el cristianismo en su forma más pura.

 

En 1785, Patrick Henry presentó un proyecto de ley en Virginia para recaudar un impuesto general "para el sostenimiento y mantenimiento de varios ministros y maestros del evangelio que son de diferentes credos y denominaciones". En respuesta, James Madison, el autor de la Primera Enmienda, escribió su famoso Memorial and Remonstrance, en el cual llamó al proyecto de ley de Henry "un peligroso abuso de poder" que amenazaba las libertades más fundamentales de la nación. Advirtió que quince siglos

 

196         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

de "establecimientos eclesiásticos» habían dado origen a la superstición, al fanatismo y a la persecución, y que este proyecto de ley haría lo mismo en los Estados Unidos. ¡Tan alarmado estaba Madison con este "primer experimento con nuestras libertades" que la comparó con la Inquisición! "Distante como pueda ser de la Inquisición en su forma actual, sólo difiere en el grado".

 

¿Todo esto contra el pequeño proyecto de ley de Henry que sólo quería algunos impuestos para "diferentes credos y denominaciones"?

 

Sí, porque Madison entendía la esencia de los principios de Cristo acerca de la libertad religiosa, y sabía que para proteger esos principios debía evitarse que el gobierno estorbara o promoviera la religión.  “No hay ni sombra de derecho", escribió, “para que el gobierno general se entrometa con la religión". En un libro reciente, el pastor evangélico y activista de la Nueva Derecha, Joel Hunter, exhibió una rara sensibilidad y toma de conciencia con respecto a este tema: "La expresión institucional no carece de fuerza. Como se ha mencionado, el poder del gobierno y sus varias instituciones, es fuerza... Y todas las actividades llevadas a cabo por instituciones gubernamentales no pueden evitar transmitir la fuerza ligada a las instituciones gubernamentales. Creer otra cosa es asombrosamente ingenuo"4.  Y la fuerza -según Jesús enseñó, vivió y por lo cual murió-, no es lo que Dios desea, necesita o defiende.

 

Desafortunadamente, muchos cristianos han manifestado insensibilidad, si no hostilidad, hacia el establecimiento de la Primera Enmienda. En 1798, los ancianos presbiterianos se quejaron a George Washington diciendo que la Constitución carecía de todo reconocimiento explícito al "único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien envió" 5.  A lo largo de los años, cristianos bien intencionados han tratado de aprobar legislaciones que promovieran la religión, especialmente la de ellos, ya sea promoviendo

 

197         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

leyes que permitan la oración, patrocinada por el gobierno, en las escuelas o buscando enmiendas constitucionales que declarasen a los Estados Unidos como una nación cristiana bajo "el señorío de Jesucristo".

 

En el último siglo, las cortes han tenido que detener los intentos de promover las lecturas bíblicas devocionales en las escuelas secundarias (Distrito escolar de Abington vs. Schempp, 1961), la oración legislada en las escuelas públicas (Engel  vs. Vitale, 1962; Wallace vs. Jaffree, 1985), e interminables intentos de desviar dólares de impuestos a la educación privada religiosa.  En 1985, el columnista conservador Williain Rusher abogó por una enmienda constitucional que "reconociera... la existencia de un Ser Supremo".6

 

Sin importar cuán inocuos parezcan estos asuntos, todos representan violaciones al principio de que la autoridad gubernamental no debe promover ninguna actividad religiosa. Los que se oponen a este apoyo legislado son rotulados como opositores a Dios y antirreligiosos. Sin embargo, cuando abogan en favor de una fuerte postura separatista, en la mayoría de los casos están buscando proteger la fe, no obstaculizarla.

 

El problema que tienen muchos cristianos es que no les suena bien la frase «.4eparac w*'n Iglesia-Estado". Implica un vacío, una alienación, un abismo. La acomodación Iglesia-Estado suena mucho más benigna. Sin embargo, los padres fundadores sabían que la acomodación no valía la persecución, el derramamiento de sangre y el sufrimiento que causaba a menudo.

 

Sin lugar a dudas, los cristianos tienen el derecho a participar en el gobierno, a ayudar a promulgar leyes y a traer sus valores a la sociedad. Las drogas, el crimen violento y la pobreza pudren a los Estados Unidos desde adentro, y este país necesita muchos de los valores que ofrecen los cristianos conservadores. Sin embargo, mientras buscan atender al alma enferma de los Estados Unidos, los cristianos, en su celo por su señor Jesucristo, deben

 

198         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

ser cuidadosos de no aplastar los principios de la libertad religiosa por los cuales él murió.

 

__________________

Referencias

 

1 Thomas Jefferson, "A Bill for Establishing Religious Freedom" [Proyecto de ley para establecer la libertad religiosa].

 

2James Madison, "A Memorial and Remonstrance" [Memorial y reconvención], 1785.

 

3 Richard John Neuhaus, 'Tree Exercise of Religion -Not Establishment of Religion- is the Issue" [El asunto es el libre ejercicio de la religión, no el establecimiento de la religión], citado en NTD Journal, 3 de agosto de 1987, p. 3.

 

4 Joel Hunter, Prayer, Po1¡t&.,, and Power [Oración, política, y poder] (Wheaton, III.: Tyridale House Publishers, 1988), p. 37.

 

5 Edwin S. Gaustad, Faitk of Our Fatheri [La fe de nuestros padres] (San Francisco: Harper and Row, 1987), p. 78.

 

6 Chureb and State, octubre de 1985, p. 3.

 

Este artículo apareció originalmente en Liberty, Setiembre/octubre de 1991.

 

 

199         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 24

Jesús  y la Primera Enmienda

 

En los últimos la Primera Enmienda ha estado bajo crecientes ataques. Descrita como "hostil" para la libertad religiosa especialmente para la libertad cristiana, está condenada como parte de una "conspiración humanista secular" para colocar a los Estados Unidos bajo el control de “ateos y comunistas". La pared de separación entre Iglesia y Estado, tal como está incorporada en la enmienda, ha sido condenada como una “intervención de la imaginación de algún infiel", como "metáfora engañosa", un "montón de piedras aquí y un montón de piedras allá", y como un "concepto totalitario. El candidato a la presidencia, Pat Robertson, relaciona incluso la separación Iglesia-Estado con la Unión Soviética, no con los Estados Unidos.

 

Más aún, los autores de la Primera Enmienda fueron acusados de formular sus ideas con respecto a la separación Iglesia-Estado a partir de la teología "anticristiana" de la iluminación racionalista.

 

En realidad, lejos de ser anticristiana u hostil de alguna manera

 

200         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

a la libertad religiosa, los principios de la Primera Enmienda se encuentran en la Biblia y son fundamentales en las enseñanzas de Cristo.

 

Conceptos bíblicos

 

La cruz del Calvario es una revelación divina de la santidad de la libertad. Cristo fue crucificado porque le dio al hombre libertad religiosa. Si Dios no hubiera creado al hombre con la capacidad y la libertad de elección, el hombre no se hubiera revelado y Cristo no habría necesitado morir por esa rebelión.

 

Sin embargo, tan fundamental era el principio de que los hombres sirvieran a Dios sólo por libre voluntad, no por la fuerza, que Jesús, el creador del hombre, descendió del cielo, se convirtió en un infante desvalido, vivió una vida de pobreza agobiante en carne humana, trabajó durante más de treinta años entre sus seres creados y finalmente sufrió una muerte degradante, todo porque le dio al hombre libertad religiosa.

 

Jefferson entendía este principio, razón por la cual exaltó la libertad como uno de los "derechos inalienables" con que el "Creador» dotó a los hombres. Esta libertad era tan inherente que Dios mismo se rehusó a violarla, eligiendo en su lugar el camino de la cruz antes que forzar la voluntad del hombre. Y si Dios no fuerza la obediencia, cuán anticristiano es que los políticos o líderes eclesiásticos, que (escribió Jefferson) "son en sí mismos hombres falibles y no inspirados", asuman la "dominación sobre la fe de otros, estableciendo sus propias opiniones y modos de pensar como los únicos verdaderos e infalibles" para luego "esfórzarse por imponérselos a otros".

 

Aunque Jesucristo prometió libertad del pecado, no forzó la libertad de nadie. Aunque él conocía, mejor que nadie, las espantosas consecuencias de la desobediencia, nunca forzó la obediencia. La coerción era simplemente otra forma de esclavitud de la cual vino a liberar a los hombres. "Dios nos dio vida",

 

201         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

escribió Jefferson, "nos dio libertad". Y Dios no dio esa libertad a los hombres sólo para después pisotearla él mismo o para permitir que una institución civil la pisoteara: "Sostenemos, por lo tanto, que en asuntos de religión escribió James Madison, "ninguna institución de la sociedad civil puede reducir los derechos de ningún hombre y... la religión está totalmente exenta de control".

 

Durante tres años y medio Jesús sirvió a la humanidad, buscando, por medio de la revelación del amor de Dios, llevar a los hombres a someterse voluntariamente a Dios. Desenredó los huesos nudosos de los inválidos, resucitó a los que apestaban a muerte, abrió los ojos oscuros a la luz y los oídos silenciosos al sonido, y llenó las almas desanimadas con palabras de esperanza y alegría. Toda su vida estuvo dedicada a un propósito: vivió para bendecir a otros. Sin embargo fue "desprecia~ do y desechado entre los hombres". Fue atacado verbal, física y mentalmente. Fue apedreado y maldecido. Su propia creación lo atacó, rechazó su enseñanza, torció sus palabras, y al hacerlo llevaron a su nación a la ruina.

 

Sin embargo, él nunca obligó, nunca contaminó la santidad de la libre voluntad, nunca estorbó la conciencia de los que, necesitándolo más, se burlaron más de él. Una vez un joven rico, después de preguntarle a Jesús qué debía hacer para tener la vida eterna, le dio la espalda como respuesta. Aunque Jesús amaba al joven y conocía la tragedia del error, no lo amenazó con un castigo temporal; forzar la adoración era contrario a sus principios de libertad. Jefferson escribió correctamente que todos los intentos de influir sobre las creencias religiosas mediante castigos temporales eran "un alejamiento del plan del Santo Autor de nuestra religión".

 

Cuando Pedro buscó usar la espada para defender la verdad, Jesús dijo: 'Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen espada [por ejemplo, en asuntos religiosos], a espada

 

202         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

perecerán" (Mat. 26:52). Las leyes civiles, no las espirituales, necesitan el poder de la espada; y al negarle a Pedro la espada, Jesús le prohibió a la Iglesia usar al Estado para hacer leyes que interfieran en los asuntos que pertenecen sólo al hombre y a Dios. "Sólo a Dios, entonces, no al hombre", escribió Madison, "debe rendirse cuentas de ella [la religión] ".

 

Jesús nunca enseñó que la gente puede ir al cielo de la manera que quiera. "Yo soy el camino, la verdad y la vida", dijo. "Nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6). Pero nunca nombró al gobierno civil como instrumento divino para llevar a los pecadores y a las almas perdidas a él (eso es obra del Espíritu Santo). Él respetó lo que más tarde San Agustín describiría como “la libertad de la propia ruina". La obediencia forzada, como obligar a alguien a bautizarse, no aumentará su estatura para con Dios, así como asperjar agua bendita sobre un bebé chimpancé no lo hace religioso.

 

"SI me amáis", dijo Jesús, "guardad mis mandamientos" (Juan 14:15). El amor que viene de una apreciación inteligente del carácter de Dios es la base de todo culto verdadero. "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre" (vers. 9). Durante años, por medio de milagros, historias, parábolas, acciones y, en última instancia, su muerte, Jesús buscó enseñar a las personas acerca de Dios y de su amor. La adoración por cualquier otro motivo que no sea el amor es tan inútil como la oración forzada por el Estado. Jesús conocía lo central que era el amor, razón por la que dijo que uno de los mayores mandamientos era: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente" (Mat. 22:37).

 

La lección de Job

 

El libro de Job representa dramáticamente la verdadera adoración en contraste con la coerción. Satanás quería apartar a Job de Dios, quería cambiar sus creencias religiosas y aun

 

203         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

quería que maldijera a Dios. Para "convertir" a Job, destruyó su propiedad, mató a sus hijos y lo torturó con "una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza" (Job 2:7).  Eventualmente, la esposa de Job le gritó: "¿Aun retienes tu integridad? Maldice a Dios y muérete" (vers. 9).

 

El ataque de Satanás contra Job e)emplifica el despotismo estatal que usa la espada para obligar a las personas a la conformidad religiosa. "Nunca en la civilización", escribió Theodore White, "desde que se levantaron los primeros ztg'uratd y templos en las aldeas de barro de la Mesopotamia prehistórica, ha habido un Estado que permitiera a cada individuo encontrar su camino hacia Dios sin la guía del Estado". Y para ayudar en esta búsqueda espiritual, el Estado, al igual que Satanás, usó la tortura, destruyó la propiedad, aun asesinó a los hijos, para cambiar las ideas religiosas de sus ciudadanos. Cada ley religiosa impuesta por el Estado, no importa cuán benigna sea, tiene detrás de ella el poder del gobierno, el poder de la policía y de las cortes, el poder de la cárcel, de las multas, la tortura y el poder de Satanás.

 

Dios, sin embargo, no usó la fuerza para mantener a Job de su lado. No amenazó a Job con calamidades mayores, el calabozo, el potro de tormento o la hoguera, si se atrevía a desviarse de la obediencia.

 

Y Job se mantuvo leal de todas maneras. "Aunque él me matare exclamó, "en él esperaré" (Job 13:15). ¿Por qué? Porque Job tenía una relación, con el Señor, nacida de vivir el amor de Dios; y sobre esta experiencia había construido su fe y de esa fe se había desarrollado una confianza firme. Si su fe hubiera provenido de cualquier otra cosa, como por ejemplo un decreto legislativo, se hubiera derrumbado como el polvo. La religión impuesta por el estado es una maldición para aquellos a quienes esclaviza y una abominación para un Dios cuyos principios de gobierno están basados en el libre albedrío. Madison

 

204         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

entendía bien los principios del culto verdadero, razón por la cual escribió que la religión "puede ser dirigida sólo por la razón y la convicción, no por la fuerza o la violencia".

 

La enmienda cristiana

 

Estos grandes principios de la libertad religiosa han estado inscritos en la Constitución de los Estados Unidos durante más de doscientos años: "El congreso no establecerá leyes respecto al establecimiento de la religión, ni prohibirá el libre ejercicio de de ella". Sólo Jesús lo expresó mej'or: "Dad al César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios" (Luc. 20:25).

 

La posición de la Primera Enmienda, que es en esencia que la religión es algo entre el hombre y Dios, no entre el hombre y el Estado, y que el Estado no tiene derecho a establecer o prohibir la religión, está firmemente arraigada en la teología cristiana. Lejos de ser hostil al cristianismo, o incluso neutral en relación con él, la Primera Enmienda es cristiana.

 

"En verdad, sin buscar demasiado lejos", escribió William Lee Miller en The Firdt Liberty [La primera libertad], "uno podría sostener que este amplio río de historia, llamémoslo protestantismo disidente, tenía más que ver, sobre todo, a lo largo del tiempo, libra por libra, cabeza por cabeza, con el modelado de la tradición norteamericana de la libertad religiosa que con el iluminismo racionalista".

 

"Debemos la separación de la Iglesia y el Estado hoy", escribió Jerry Combee en National Review [Revista Nacional], “tanto a la influencia del cristianismo evangélico... como al así llamado iluminismo racionalista de Madison y Jefferson. Por cierto, el abismo entre los evangélicos y el iluminismo puede no haber sido tan grande como pretende la historia intelectual contemporánea". En lo que a la libertad religiosa concierne, no existe ningún abismo: Madison y Jefferson fueron fundamentalmente evangélicos en su teología de la libertad.

 

205         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Durante años, los bautistas y los presbiterianos de los Estados Unidos discutieron amigablemente en cuanto a que si Jefferson había aprendido sus lecciones acerca de la libertad de los bautistas o de los presbiterianos. Una fuente cita a la Sra. Madison como diciendo: "Tengo un recuerdo claro del Sr. Jefferson hablando del tema, y siempre declarando que fue de una iglesia bautista que recogió estas ideas". No importa si Jefferson y Madison formularon sus ideas a partir de Helwys, Locke, Whitherspoon, Hume, Voltaire o Jesús mismo. Lo que importa es que sus ideas acerca de la libertad religiosa están arraigadas en el carácter de DIOS.

 

Los cristianos que dirigieron el asalto contra la Primera Enmienda, pensando que estaban luchando contra la filosofía racionalista ateísta del iluminismo, están en realidad demoliendo los principios de libertad que Jesucristo encarnó. Es la teología de una generación, de los que establecieron la libertad religiosa, contra la teología de otra generación, de los que la destruirían. Y el tema en cuestión es la teología. "Dios creó la mente libre". "El alejamiento del plan del Santo Autor de nuestra religión". "A Dios, por lo tanto, no al hombre, debe rendirse cuenta de ella [la religión]".

 

Estas no son palabras de ateos y hedonistas infieles, que adoran a la diosa de la razón. Estas palaras reflejan la teología cristiana básica con respecto a la naturaleza del hombre y a su relación con Dios. Ya sea que Madison y Jefferson lo supieran 0 no, estaban simplemente reiterando, en términos más universales, lo que Roger Williams (un sólido biblista puritano) había dicho en el siglo anterior: "La uniformidad religiosa impuesta en una nación o Estado civil confunde lo civil con lo religioso [y] niega los principios del cristianismo y de la civilización".

 

"¿Invención de la imaginación de algún infiel?" "¿Concepto totalitario?" Estas palabras describen la filosofía detrás del

 

206         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

ataque a la Primera Enmienda, no de la Primera Enmienda misma.

 

__________________

Este artículo apareció originalmente en Werty, Setiembre/octubre de 1987.

 

 

207         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 25

Por qué encuentro intolerable la tolerancia religiosa

 

(Ustedes pensarían que con un apellido como Goldstein, yo favorecería la tolerancia religiosa. Pero no es así, y mi nombre tiene mucho que ver con esto.

 

Mi desdén por la tolerancia religiosa comenzó hace doce años, cuando estaba planeando mudarme a Holanda. Mi madre, molesta, dijo cáusticamente:

 

-Pero, ¿cómo tratan los holandeses a los judíos?

 

-No te preocupes -Interrumpió mi abuela-, los holandeses han sido muy tolerantes con los judíos.

 

¿Tolerantes? ¿Fueron tolerantes con los judíos? ¡Qué lindo! No podía esperar más para mudarme a Holanda y ser tolerado.

 

La tolerancia, por supuesto, es mejor que la intolerancia, mejor que las cámaras de gas, mejor que los boicots y mejor que la persecución oficial del gobierno. Pero si la tolerancia es la ausencia de cámaras de gas y de persecución oficial, no necesito escaparme a Holanda para ser tolerado. Podría ser tolerado aquí mismo en los Estados Unidos.

 

208         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Pero, ¿en eso consiste mi libertad en los Estados Unidos, en tolerancia? ¿Están siendo meramente toleradas las minorías religiosas en los Estados Unidos? ¿La libertad religiosa se trata sólo de tolerancia?

 

Las libertades religiosas de un estado generalmente están determinadas por cómo considera el estado a la religión. Si, por ejemplo, un Estado ve la religión como "el opio de los pueblos" (Karl Marx), el Estado será hostil hacia la religión. El resultado será la cárcel, el exilio y viajes a Gulag para los que quieren seguir su fe. Las libertades religiosas que permita el Estado representarán tolerancia.

 

0 si el Estado adopta la postura de que "tanto la espada espiritual como la espada material son el poder de la iglesia... por lo tanto una espada debiera estar bajo la otra, y la autoridad temporal debería estar sujeta a la espiritual» (Bonifacio VIII), o que 1a Iglesia de Roma es una monarquía sobre todos los reinos del mundo... por lo tanto la iglesia de Roma no debe tener sólo el poder espiritual, sino también el poder temporal (León XIII), los resultados serán la Inquisición, la hoguera y el calabozo. Cualquier desviación que se permita también será el resultado de la tolerancia.

 

Pero si el Estado adopta la posición de que "Dios creó la mente libre; que todo intento de influenciarla por medio de castigos 0 cargas temporales, o por inhabilitación civil, tienden sólo a engendrar hábitos de hipocresía y maldad, y son un alejamiento del plan del Santo Autor de nuestra religión" (Thomas Jefferson); o que 1a religión, o el deber que tenemos con nuestro Creador, y la manera de cumplirlo, sólo puede ser dirigida por la razón y la convicción, no por la fuerza o la violencia» (James Madison), entonces no hay Gulag, no hay Inquisición y no hay necesidad de tolerancia religiosa.

 

¿Por qué? Porque si el gobierno cree que la fe de todo hombre debe estar fundada sobre la convicción personal, sin

 

209         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

coerción de otros, el Estado se mantendrá fuera de los asuntos religiosos. Cuando el Estado considera la libertad religiosa no como un privilegio a ser concedido a sus ciudadanos sino como un derecho inalienable otorgado por Dios a cada individuo, entonces la fe queda fuera de su jurisdicción. La religión está entre el hombre y Dios, no entre el hombre y el Estado, y el Estado general no tiene sombra de derecho para entremeterse con la religión" (James Madison). El gobierno no tiene más derecho a "tolerar" tus creencias religiosas que el derecho que tiene el Departamento de Sanidad de Miami a tolerar el zapateo en Bulgaria o el buceo en, Panmunjom.

 

El diccionario define a la tolerancia a como la "capacidad mayor o menor para admitir en los demás una determinada manera de ser, hacer o pensar". Sin embargo, la idea de "admitir" algo implica inherentemente el derecho a prohibirlo. Si la ciudad te permite o admite que camines sobre el césped, entonces la ciudad también tiene el derecho a prohibirlo. Si el Estado te permite el privilegio a sostener tus creencias, entonces también te puede prohibir ese privilegio. Pero si la fe es una relación personal entre el hombre y Dios, entonces César no tiene más derecho a tolerar tu fe que a tolerar tu respiración.

 

En 1689, una era de gran lucha religiosa, John Locke publicó su monumental Essay on Toleration [Ensayo acerca de la tolerancia]. Su argumento en favor de la tolerancia de las profesiones de fe que no adherían a lo establecido afirmaba que ningún hombre tiene una sabiduría tan completa que pueda dictar la fe de otro hombre. Cada individuo, sostenía Locke, es un ser moral responsable ante Dios por su propia fe; por lo tanto, cualquier compulsión contraria a la voluntad del individuo podría traer solamente una conformidad exterior. La postura de Locke, aunque progresista, presentaba sólo una forma limitada de libertad religiosa, la tolerancia hacia el disenso en un Estado con una Iglesia establecida. (Ese mismo año, quizá

 

210         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

coincidentemente, Inglaterra aprobó el Act of Toleration [Acta de Tolerancia], que permitía a todos los ciudadanos, excepto a los judíos, católicos y unitarios, el derecho a adorar como quisieran.)

 

Los padres fundadores de los Estados Unidos querían algo mejor que la tolerancia para su nueva república. James Madison se sentía incómodo aun con el término. En 1776, como delegado a la Quinta Convención de Virginia, Madison fue nombrado miembro de una comisión que prepararía la declaración de derechos. La comisión, bajo la influencia de George Mason, propuso que la "religión, o el deber que tenemos para con nuestro Creador, y la manera de cumplirlo, puedan ser dirigidos sólo por la razón y la convicción, no por fuerza o violencia; y por lo tanto, que todos los hombres disfruten de la máxima tolerancia en el ejercicio de la religión, de acuerdo con los dictados de la conciencia".

 

Madison, sin embargo, no quería que se incluyera el término tolerancia, y propuso una versión alternativa: "A eso que llamamos religión, o sea al deber que tenemos para con nuestro Creador, y la manera de cumplirlo, estando solamente bajo el dictado de la razón y la convicción, no de la violencia o la compulsión, todos los hombres tiene el mismo derecho a su ejercicio pleno y libre de acuerdo con los dictados de la conciencia".

 

En sus Autobiographical Notes [Notas autobiográficas] (1832), Madison explicó: "Este importante y meritorio instrumento fue redactado por George Mason, que inadvertidamente adoptó la palabra 'tolerancia' en el artículo del tema. El cambio, sugerido y aceptado, sustituyó una fraseología que declaraba la libertad de conciencia como un derecho natural y absoluto".

 

Cuando el Estado adopta la idea de que "todos los hombres fueron creados iguales, que han sido dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables y entre éstos están los derechos

 

211         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

"naturales y absolutos" al "completo y libre ejercicio de ella [religión] de acuerdo con los dictados de la conciencia", el resultado no es tolerancia, sino libertad religiosa. La tolerancia es la falsificación de la intolerancia, no su opuesto. La intolerancia asume el derecho del Estado a rehusar el derecho de la conciencia; la tolerancia se arroga el derecho a concederla. Los derechos de las minorías religiosas en este país son sólo eso: derechos, no tolerancia.

 

En un discurso ante la Asamblea Nacional francesa en 1790, una delegación de judíos franceses dijeron: "Norteamérica, a quienes los políticos adeudarán muchas lecciones útiles, ha rechazado la palabra tolerancia de su código, como un término que tiende a comprometer la libertad individual y a sacrificar ciertas clases de hombres a otras clases. De hecho, tolerar es sufrir lo que uno podría prevenir y prohibir si quisiera

 

La tolerancia les permite a los judíos unas pocas sinagogas en Rusia o unas pocas iglesias a los bautistas en Alemania Oriental. La tolerancia es lo que les da a los judíos y a los cristianos su posición de tercera clase como dhimmis en el mundo islámico. La tolerancia es lo que les permitió a los judíos que vivían bajo el papado salir del ghetto durante el día (pero no de noche). La tolerancia, en distintos grados, es lo que los cristianos tienen en China, lo que los judíos tienen en Rumania y lo que las sectas no ortodoxas griegas tienen en Grecia. Pero la tolerancia no es lo que tenemos en Norteamérica.

 

Por supuesto, las cosas pueden cambiar. El profesor Robert Alley, en "El despotismo de la tolerancia", advirtió que la "evidencia es persuasiva acerca de que existe un corolario cuando las personas abogan por alguna forma de Estado cristiano o discuten el papel mesiánico de los Estados Unidos como nación escogida por Dios: la introducción de la tolerancia como principio. Y aunque la implementación puede ser benigna al

 

212         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

comienzo, el alejamiento del principio de libertad religiosa de Madison como derecho natural es reemplazado por el 'despotismo' de la tolerancia".

 

¿Tolerancia? ¡Intolerable!

 

Este artículo apareci6 originalmente en Werty, Enero/febrero de 1987.

 

 

213         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 26

La Derecha Cristiana, ¿traerá el Pentecostés político a América?

 

A lo largo de Norteamérica, los cristianos conservadores están flexionando sus músculos políticos. Por medio de la movilización de voluntarios, el registro de votantes, los cabildeos, la reunión de fondos, la publicación de literatura, la compra de tiempo en televisión y el apoyo o postulación de candidatos; el movimiento evangélico, una vez un enclenque político de 45 kg a quien le tiraban arena a la cara, se ha convertido ahora en un peso pesado indiscutible del neoconservadurismo norteamericano.

 

Sus metas tampoco se quedan atrás en comparación con las de un atleta olímpico. Paul Weyrich, cabecilla de la Nueva Derecha dice: "Queremos gobernar Norteamérica».

 

Pat Robertson, por otra parte, está dispuesto a colaborar. Busca nada menos que la presidencia. Aplazar su candidatura oficial hasta setiembre de 1987, sin embargo, le permite continuar con su ministerio y su exposición pública a través de su Club de los 700.

 

Estas ambiciones no sugieren una conspiración subrepticia

 

214         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

para derrocar la república, ni un golpe de estado con jets bombardeando el Congreso. En lugar de eso, la Nueva Derecha quiere elegir líderes que promulguen leyes que reflejen los valores de la "mayoría moral" de los Estados Unidos.

 

¿Qué podría ser más democrático? Ya sea que uno esté de acuerdo o no con la Nueva Derecha, los evangélicos están usando las prerrogativas de una sociedad libre. Su deseo de convertir a los conservadores pacifistas en militantes políticos es en su mayor parte legal, efectivo y constitucional.

 

Pero, ¿es cristiano todo esto? ¿Es la explosión evangélica en la política un pentecostés político, un derramamiento del Espíritu Santo de Dios sobre personas ordenadas por Dios para sanar las heridas morales de Norteamérica? Y aunque la Nueva Derecha sostiene que su guía es la Biblia, ¿sanciona ésta su actividad, o están leyendo en forma equivocada sus órdenes de marcha?

 

No importa cómo se sienta uno en relación con Jerry Falwell, Paul Weyrich o Pat Robertson, aun un humanista secular sería capaz de ver que Norteamérica se está convirtiendo en un retrete moral. La pornografía, ya sea en la literatura, la televisión, las películas o los videos, es un negocio multimillonario. Los hijos de los que veían Mayberry RFA, Leave It to Beaver, y Amo a Lucy están siendo entretenidos ahora con sexo, violencia y drogas en Dinastía, Dallas y División Miami.  Como dijo el Sr. Robertson en su discurso en la Sala de la Constitución: "En lugar de absolutos, nuestros jóvenes han recibido una ética situacional y un currículo centrado en la vida. En lugar de un conocimiento claro del bien y del mal, se les ha dicho: 'Si te sientes bien con eso, hazlo'. En lugar de moderación, a menudo se les enseña autogratificación y hedonismo". Más de cuatro mil fetos son abortados diariamente en este país, uno de cada cuatro, y en algunos estados, unos de cada tres. En 1984, los funcionarios de la aduana de los Estados Unidos incautaron 14 toneladas de cocaína, un pequeño porcentaje de lo que entra en la corriente sanguínea de

 

215         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

aproximadamente 4 millones de norteamericanos. El crimen está en todas partes, ya sea que lo cometa E. E Hutton (2.000 casos de fraude postal y telegráfico) o James Huberty (masacre en el restaurante McDonald en 1984). Mientras tanto los divorcios, el SIDA, los suicidios adolescentes, el alcoholismo y otros males corporativos infestan a Norteamérica como llagas que supuran.

 

Y así se ha conformado la Nueva Derecha, como un grupo que sane las heridas morales de Norteamérica. Quieren despertar a los laodicenses electorales del cristianismo conservador, convertirlos a una creencia política que exige devoción ciega (juggernaut) y legislar a Norteamérica hasta que vuelva a su razón de ser judeo-cristiana.

 

Aquí está la falla fatal: han escrito estatutos estatales y locales, han presentado proyectos de ley y han propuesto enmiendas constitucionales, pero, para ser efectivas, las leyes deben estar escritas en el corazón (véase Jer. 31:33), ¡el único lugar en que obran una verdadera reforma! Sin lugar a dudas, los cristianos tienen el derecho a ayudar a hacer las leyes civiles, y Dios usa esas leyes para ayudar a mantener el orden, pero la Nueva Derecha quiere más que ley y orden. Quiere su consenso cristiano en el centro de una nueva religión civil con la intención de regresar la moralidad a Norteamérica. Sin embargo, querer hacer más moral a los Estados Unidos promulgando leyes es como querer hacer judío a un pájaro mainato poniéndole una quipá en la cabeza y enseñándole hebreo. Esa es la razón por la cual no importa cuánto poder político acumule la Nueva Derecha, no importa cuántos partidos dominen o a cuántos jueces nombren o cuántas leyes promulguen o a cuántos conservadores elijan, aun poniendo a Pat Robertson en la Casa Blanca, los planes de la Nueva Derecha para una Norteamérica moral están destinados al fracaso. Están intentando hacer la obra de Dios con métodos humanos.

 

Nadie entendió este principio tan bien como Jesús, razón por

 

216         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

la cual no se unió a ningún partido político ni se involucró en el gobierno; no porque fuera indiferente a los problemas, sino porque sabía que las necesidades de las personas eran espirituales, no políticas. Los hombres necesitan conversión, no legislación civil. Para un reforma verdadera, el cambio debe comenzar en el alma de la persona, no en los juzgados ni en las legislaturas. Los hombres necesitan una experiencia personal con Dios, una experiencia que ninguna cantidad de leyes, decisiones judiciales ni decretos gubernamentales pueden proporcionar.

 

No es que no hubiera males políticos contra los cuales luchar. El brutal gobierno romano bajo el cual vivía Jesús exudaba corrupción, intolerancia y opresión. Se intercambiaban favores políticos como frutas en un mercado. Los sobornos y el nepotismo eran pasiones nacionales. Aun el cargo de sumo sacerdote, el puesto más sagrado en Palestina, podía ser comprado y vendido como gemas falsas. El abismo entre los ricos y los pobres era muy amplio. Los mendigos descalzos con pies sangrantes peregrinaban por las calles en busca de alimento. La prostitución, el fanatismo religioso, los asesinatos, los robos, la poligamia, el adulterio, el divorcio, la esclavitud y una miríada de males contaminaban la nación.

 

Sin embargo, Jesús no intentó una reforma civil, ni se puso en contra de los enemigos nacionales. No formó grupos de "perros guardianes" en Jerusalén que ladraran, gruñeran y mordieran cuando el gobierno no promulgaba o nombraba a un funcionario aprobado por él. No advirtió a los líderes que a menos que se colocaran en armonía con las Santas Escrituras y terminaran con la corrupción, el nepotismo y los sobornos, se convertirían en su blanco. No formó comisiones de acción política para que cabildearan en el gobierno ni para que se congraciaran con los líderes para obtener su favor ni para que pegaran tarjetas moralistas en las sinagogas. Y Jesús, que podría haber hecho llover rayos sobre los líderes, no exhibió sus poderes milagrosos delante

 

217         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

te del Sanedrín, ni siquiera delante de Pilato ni de Herodes, para obligarlos a aceptar su misión y sus planes para la nación. De hecho, la única vez que estuvo delante del Sanedrín y ante Pilato y Herodes, estaba encadenado.

 

Jesús vivió en una era en la que el sábado había sido recargado con reglas rabínicas que aprisionaban ese día con cadenas. En lugar de disfrutar del descanso sabático, los judíos tenían que abrirse paso entre una maraña de leyes que prohibían usar dientes postizos, regulaban la distancia que uno podía viajar y se ocupaban de si una persona después de bañarse debía secarse todo el cuerpo de una vez o miembro por miembro. Jesús, siendo él mismo señor del sábado, fue acusado de profanar ese día.

 

¿Cómo reaccionó Jesús ante estas reglas? ¿Cabildeó ante los líderes para cambiar las leyes? ¿Marcharon él y sus seguidores a Jerusalén para promocionar a Pedro, Santiago o Juan para un puesto en el gobierno? ¿Fue directamente a Herodes o a Pilato para pedir cambios, señalando que una ley de reforma del sábado beneficiaría a la nación? No. En lugar de eso, Jesús vivió, enseno y exaltó la verdad, ejemplificando para la gente de ese entonces, como para la de ahora, los principios del reino de Dios.

 

En el antiguo.1srael, los líderes habían convencido a sus seguidores de que dedicar sus propiedades para el templo era más loable que proveer para sus padres (véase Mar. 7:9-13). Una vez que un hijo pronunciaba la palabra corban sobre sus posesiones, dedicándolas al templo, podía retener el uso de estas durante su vida, pero después de su muerte eran para los sacerdotes. Los padres, aun si eran indigentes, no recibían nada.

 

Jesús atacó el abuso, pero no formó una comisión de acción política en favor de la familia, ni de ciudadanos en contra del Corban, ni cabildeó en favor de una ley contra la desgracia nacional. No amenazó a los líderes con la pérdida de su cargo si no limpiaban de pecado a Israel. No usó coerción fuera del Espíritu de Dios y el poder de la Palabra. Por cierto, cuando reprendió

 

218         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

a los líderes espirituales por este pecado, no usó amenazas políticas ni piquetes con carteles; en su lugar, ¡citó las Escrituras!

 

Quizá lo más cerca que estuvo Jesús de iniciar una reforma nacional fue cuando limpió el templo de ovejas y de revendedores de ganado, cuyo alboroto irreverente le daba al edificio sagrado toda la dignidad de un mercado de pulgas. Sin embargo, cuando gritó: "Quitad de aquí esto" (Juan 2:16), huyeron los cambistas, los mercaderes y sacerdotes, no porque tuvieran miedo del poder político de Cristo, sino porque hablaba con el poder y la autoridad de Dios. Era un conflicto espiritual, y Jesús utilizó presión espiritual, no política.

 

Jesús se mantuvo fuera de la política, pero no ignoró los problemas ni se abstuvo de condenar a los líderes corruptos. " ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! " (Mat. 23:13), proclamó, acusándolos de un montón de crímenes espirituales y civiles. Los llamó hijos "de aquellos que mataron a los profetas" (vers. 31) y predijo que ellos también matarían profetas (vers. 34). Sin embargo, nunca los amenazó políticamente. Nunca dijo: "En verdad les digo, hagan limpieza o váyanse".

 

Tan fielmente adhirió Jesús al principio de separación de Iglesia y Estado que cuando un hombre le pidió: "Di a mi hermano que parta conmigo la herencia", Jesús se negó a hacerlo. "Hombre", respondió, "¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor?" (Luc. 12:13, 14). La misión de Cristo era espiritual, no la de dar consejos civiles: "nrad, y guardaos de toda avaricia, porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee" (vers. 15).

 

Jesús también mostró sensibilidad hacia la libertad religiosa, un derecho que Dios confirió al hombre en la creación. Nunca intentó obligar a las personas a seguirlo, ya sea por medio de amenazas o legislación. "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él,

 

219         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

y él conmigo" (Apoc. 3:20). Jesús llama a la puerta de la conciencia de los hombres; no tira la puerta a puntapiés con una orden en la mano.

 

Durante parte de su ministerio Jesús tuvo muchos seguidores entusiastas. El pueblo también estaba inquieto políticamente. Querían a Jesús en la "Casa Blanca" de Jerusalén. Pero Jesús no aceptó la candidatura. Tero Jesús, dándose cuenta de que querían llevárselo a la fuerza y declararlo rey, se retiró de nuevo a la montaña él solo" (Juan 6:15).*

 

¿Por qué? Porque Jesús sabía que el reino de Dios no debía establecerse por decreto gubernamental, ni por decisión judicial, ni por un cuerpo legislativo. "El reino de Dios dentro de vosotros está" (Luc. 17:21),* y la batalla contra el mal se pelea dentro de cada alma individual, no en Washington. El mal será realmente erradicado, no tratando de legislar para que desaparezca, sino por el Espíritu de Dios implantando el nombre de Cristo en la humanidad. "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios" (Juan 1: 12, 13). Aquí está el único poder que puede elevar a la humanidad y curar así los males de Norteamérica. Y la iglesia, el instrumento designado por Dios para reformar la sociedad, debe hacer esta tarea enseñando y practicando la Palabra de Dios, no cabildeando en el gobierno.

 

La Nueva Derecha dice que el descarrío espiritual de los Estados Unidos comenzó cuando las cortes judiciales 11 sacaron a Dios del aula de clases". Existe un denominador común para el abuso de las drogas, los embarazos adolescentes y la pornografía, pero no es Engel vs. Vitale (la decisión de la Corte Suprema que prohíbe la oración patrocinada por el gobierno en la escuela), sino la naturaleza pecaminosa del hombre. La Biblia dice: "Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Rom. 3:23).

 

220         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

En 1984 el congreso aprobó una legislación de acceso igualitario, una victoria significativa en la que participó la Nueva Derecha. Esta ley permite a los alumnos a tener estudios bíblicos en propiedad escolar antes y después de clases. ¿Ha sido el resultado más estudios bíblicos y menos abuso de drogas y menos embarazos por parte de los adolescentes? Tom Minnery, escritor de Christianity Today,  escribió que, "aparentemente, no hay mayor cantidad de grupos de estudio bíblico surgiendo en las escuelas de enseñanza media de la nación como un todo".

 

"De hecho, la mayor influencia sobre los adolescentes como grupo social este año no es la cantidad de oportunidades para estudiar la Biblia, sino un montón de películas sórdidas, de pornografía suave. Títulos tales como La venganza de Porky, Cuerpos duros y Clases privadas, hizo que Newsweek informara recientemente que Ias audiencias adolescentes están volcándose en masa a lo grosero---. Minnery advierte, "Los valores del evangelio triunfan al final cuando salen victoriosos en los corazones de los perdidos, no cuando avanzan en los juzgados y en las salas del Congreso".

 

Pelear contra el pecado con la política es tan infructífero como apuñalar demonios y tan antibíblico como los males que buscan corregir.

 

Los cristianos deben sanar a los enfermos, aliviar a los necesitados y oprimidos, esparcir las buenas nuevas de la salvación y permitir que el carácter de Dios sea revelado en sus vidas como testimonio para el mundo. Esta fue la obra de Jesús y debe ser la obra de la iglesia.

 

Ahora, sin embargo, un segmento de los evangélicos están involucrados en un nuevo ministerio, extraño a la comisión que Cristo dejó a su iglesia. La prominencia de pastores como Jerry Falwel1, James Robison y W A. Criswell para influenciar algunas secciones de la plataforma de la Convención Republicana en

 

221         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

1984, es un ejemplo del creciente músculo político, no espiritual, de la Nueva Derecha. Otro ejemplo es su influencia decisiva en las organizaciones republicanas locales. El apoyo de la administración de Reagan a la oración en la escuela patrocinada por el gobierno es otro ejemplo. El nombramiento de centenares de fundamentalistas a cargos gubernamentales es otro ejemplo. Y ahora tenemos un candidato de la Nueva Derecha haciendo campaña para la presidencia. El movimiento evangélico conservador, una vez un enclenque político de 45 kg, ha desarrollado unos bíceps impresionantes, también tríceps, músculos laterales y pectorales. Ahora es un peso pesado', y en lugar de recibir arena en la cara, la está tirando.

 

Y tristemente, cuanto más fuerte patea, más fuerte oye el dulce reproche de aquel que dijo: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón».

 

_________________

Referencia

 

* Textos tomados de la Nueva Versión Internacional y la Versión Moderna, respectivamente.

 

Este artículo apareció originalmente en Liberty, Noviembre/diciembre de 1986.

 

 

222         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 27

Asalto a la separación

 

En ómnibus de media distancia, azul y amarillo, que se irigía a un aeropuerto de Tejas, me senté enfrente de una pareja joven.  Ambos sostenían Biblias, y se veían tan bautistas del sur como yo judío. Inicié una conversación con ellos, y cuando la mujer me dijo que su esposo era abogado, mencioné que era editor de una revista que se ocupaba de la separación entre la Iglesia y el Estado.

 

- ¿Separación entre Iglesia y Estado? -dijo él frunciendo el entrecejo-. ¿No tendría que tener yo la libertad religiosa para imponer mis creencias sobre otros?

 

-Ese ciertamente es un ángulo nuevo -respondí-, pero, ¿y qué en cuanto a las libertades religiosas de los que no quieren que les impongan sus creencias?

 

Frunció el ceño nuevamente, y el intercambio terminó.

 

Un cambio simbólico

 

Esa conversación simbolizaba un cambio importante en el cristianismo americano conservador, lo cual tiene implicaciones

 

223         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

proféticas: la nueva desconfianza de los protestantes conservadores, si no hostilidad descarada, hacia la separación entre la Iglesia y el Estado.

 

Dirigiéndose a 4.000 asistentes en Carolina del Sur, Pat Ro~ bertson ridiculizó la separación Iglesia-Estado: "Es una mentira de la izquierda y no la vamos a soportar más".1

 

Un libro popular entre la Nueva Derecha Cristiana, llamado The Myth of Separation de David Barton, pregunta en la contratapa: " ¿Sabía usted que la separación entre la Iglesia y el Estado es un mito? 2

 

El abogado Jay Sekulow, del Centro Americano para la Ley y la Justicia de Pat Robertson, escribió: "Nuestro propósito debe ser esparcir el evangelio en el nuevo campo misionero que el Señor abrió, las escuelas públicas de enseñanza media. Sí, la así llamada 'muralla de separación entre la Iglesia y el Estado' ha comenzado a derrumbarse".3

 

Y David Muralt, director de Ciudadanos para la Excelencia en Educación de Tejas, dice que la separación entre la Iglesia y el Estado es "una idea pagana. Es totalmente extraña a las bases de nuestro país. Nosotros éramos una sociedad cristiana".4

 

Quizá el cambio más significativo ha ocurrido entre la denominación protestante más grande de los Estados Unidos, los Bautistas del Sur. En años recientes sus líderes se han desviado de la posición bautista histórica como adherentes firmes a la separación Iglesia-Estado y han adoptado en su lugar la posición de la Nueva Derecha.

 

De acuerdo con el bautista Bifi Moyers, los líderes de la Convención Bautista del Sur "se han comprometido en una estrategia partidaria de la unión entre la Iglesia y el Estado, que también convierte en una burla los principios bautistas históricos de libertad religiosa” 5

 

Esta giro completo es todavía más notable, considerando la historia bautista temprana. Los bautistas enfrentaron una persecución

 

224         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

terrible tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo, lo que explica su defensa anteriormente ferviente de la separación entre la Iglesia y el Estado. Los bautistas de Virginia fueron los que presionaron a James Madison para que incluyera en la Constitución de los Estados Unidos la Declaración de Derechos protegiendo la libertad religiosa.

 

¿Por qué el ataque?

 

Los ciudadanos norteamericanos, entonces, pueden agradecerles a los cristianos, específicamente a los bautistas, por la inclusión de los principios de separación entre Iglesia y Estado de la Primera Enmienda en la Constitución de los Estados Unidos. ¿Por qué entonces muchos cristianos, incluyendo a muchos bautistas, están liderando ahora un ataque contra ella?

 

Los bautistas de Virginia de la época de Madison querían la separación entre la Iglesia y el Estado por una razón: como minoría estaban sufriendo persecución sin esa separación. Fueron encarcelados, multados, azotados y golpeados por negarse a adherir a los deseos de la iglesia establecida en Virginia, la Iglesia Anglicana. En tanto la Iglesia establecida y el Estado permanecieran unidos, la iglesia anglicana usaría el brazo fuerte del estado para imponer, en diversos grados, sus dogmas y decretos. Los bautistas se negaron a aceptar esto, encontrándose así en conflicto con la ley.

 

En contraste con los bautistas de Virginia, la iglesia anglicana apoyaba claramente la connivencia entre iglesia y estado, argumentando que el cristianismo era crucial para inculcar los valores y la moral necesarios para mantener la sociedad civilizada. Por lo tanto, razonaban, el Estado estaba obligado a mantener a la iglesia establecida. Los anglicanos declararon que las "penurias que tales regulaciones puedan imponer sobre los individuos, o aun cuerpos de personas, no debieran ser consideradas ».6

 

Esta misma actitud aparece entre muchos cristianos hoy, especialmente

 

225         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

los que forman la mayoría, tales como los cristianos de la Nueva Derecha y los bautistas del sur. Como los anglicanos de la iglesia establecida de Virginia, estos grupos están ahora atrincherados, firmes y seguros, en la sociedad norteamericana. No son, por ejemplo, como los observadores del sábado, cuyo número es relativamente pequeno y no tienen la influencia electoral para influir sobre la legislación como lo está haciendo cada vez más la Nueva Derecha.

 

Barreras actuales de protección

 

La Nueva Derecha no desea la separación entre Iglesia y Estado más de lo que la deseaban los anglicanos de Virginia. ¿Por qué? Porque no importa cuánto poder electoral y político gane la Nueva Derecha, la separación entre la Iglesia y el Estado forma una barrera contra la imposición por ley del dogma religioso a la nación. Por lo tanto, quieren desmantelar la barrera porque aun con todo el poder político y mayoritario posible, no pueden romper el principio constitucional de separación encarnado en la Declaración de Derechos.

 

"El propósito mismo de la Declaración de Derechos", escribió el ex juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, Robert Jackson, 11 era retirar ciertos temas de las vicisitudes de la controversia política, colocándolos más allá del alcance de la mayoría y de los funcionarios y establecerlos como principios legales para ser aplicados por las cortes. El derecho que uno tiene a la vida, a la libertad, a la propiedad, a la libertad de expresión, a la libertad de prensa, a la libertad de culto y asamblea y otros derechos fundamentales no pueden estar sujetos a voto; no dependen del resultado de alguna elección ".7

 

De acuerdo con la profecía, sin embargo, esos derechos, por lo menos los relacionados con la libertad de Culto, no permanecerán "más allá del alcance de la mayoría y de los funcionarios". En El conflicto de los Siglos, Elena de White afirma claramente que

 

 226        COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

"hasta en los Estados Unidos de la libre América se verá a los representantes del pueblo y a los legisladores tratar de asegurarse el favor público doblegándose ante las extg*enciw popularei por una ley que imponga la observancia del domingo. La libertad de conciencia que tantos sacrificios ha costado no será ya respetada" (se ha agregado la cursiva)."

 

¿Una "exigencia popular" para imponer el domingo? Esta es la tiranía de la mayoría en su peor forma. Apocalipsis 13, hablando de la misma persecución inminente, dice que "se le permitió infundir aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen hablase e hiciese matar a todo el que no la adorase (vers. 15).

 

Sin embargo, en tanto la separación entre Iglesia y Estado permanezca como un principio fundamental de la ley norteamericana, la persecución religiosa bosquejada en Apocalipsis y en los escritos de Elena de White no se puede materializar.

 

Por esta razón, la hostilidad de la Nueva Derecha a la separacion Iglesia / Estado podría tener implicaciones proféticas.  Algunos norteamericanos siempre se han opuesto a la separación

entre la Iglesia y el Estado, pero generalmente han constituido un grupo marginal, no un movimiento, que de acuerdo con un informe del 14 de agosto de 1994 del Washington Post, se ha convertido en "la organización más poderosa" dentro del Partido Republicano.

 

Por cierto, aun con el muro de separación, la Nueva Derecha ha sido capaz de obtener victorias políticas impresionantes, especialmente según lo observado en las elecciones de 1994. Si la Nueva Derecha ha tenido tanta influencia hasta ahora, ¿qué podría hacer una vez que se derrumbe la muralla que divide a la Iglesia del Estado?

 

No sabemos exactamente qué será lo que cause el cumplimiento de la profecía. Sólo sabemos que los principios de separación, que le han dado libertades a los ciudadanos de los Estados

 

227         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Unidos que la mayoría de las personas a lo largo de la historia sólo han soñado, serán reemplazados. Lo que vendrá será un sistema de 1ibertad religiosa" que, como imaginaba el abogado en el autobús del aeropuerto, permite a los que están en el poder imponer sus ideas religiosas sobre los demás.

 

Era lo suficientemente joven, también, como para que viese cumplida su visión.

 

___________________

Referencias

 

1 "Tat Robertson Calls Church-State Separation 'A Lie of the Left' " [Pat Robertson llama a la separación Iglesia-Estado 'una mentira de la izquierda1 Church and State 47, N' 1 (enero de 1994), p. 18.

 

2 David Barton, The Mytb of Separation [El mito de la separación] (Aledo, Tex.: Wall Builder Press, 1989), contratapa.

 

3 Citado en "Their Own Words" [Sus propias palabras] (Silver Springs, Md.: Americans United for the Separation of Church and State).

 

4 Citado en The Journal of Ckurch and State [La Revista de la Iglesia y el Estado] 35, N' 4 (otoño de 1993), p. 935.

 

5 En el prefacio de William, R. Estep, Revolution Within the Revolution [Revolución dentro de la revolución] (Grand Rapids, NEch.: Eerdinans, 1990), P. Viii.

 

6 Thomas E. Buckley, S. J., Chureb and State in Revolutionary Kginia [Iglesia y Estado en la Virginia revolucionaria] (University Press of Virginia, 1977), p. 27.

 

7 Wkt Virginía State Board of Education vs. Barnette, [Junta estatal de educación de Virginia Occidental contra Barnettel, 1943.

 

8 El Conflicto de los Siglos, p. 592.

 

Este artículo apareció originalmente en la Adventist Review, Enero de 1995.

 

 

228         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 28

En pos del milenio

 

Aunque Jesús advirtió que la iglesia sería perseguida en los últimos días, el intento de la Nueva Derecha Religiosa por gobernar Norteamérica está preparando a la iglesia para perseguir, no para ser perseguida.

 

"Los cristianos no van a soportar más eso [la impotencia Política) y, advirtió el líder de la Nueva Derecha, Gary Jarmin. 'Van a recurrir a una toma del poder político desde las bases hacia arriba".1

 

La marea está volcándose en nuestra, dirección dijo Tim LaHaye. "Vamos a hacerlo una y otra vez, hasta inundar el país... Si cada iglesia que cree en la Biblia en Norteamérica confiara en Dios para que él la use para levantar a una persona que se postule para un cargo público durante los próximos 10 años... tendríamos más cristianos en cargos públicos que cargos por llenar". 2

 

Los cristianos, por supuesto, tienen el derecho de involucrarse en política y su religión les pide que mejoren la sociedad. Pero la Nueva Derecha no está hablando de vestir al desnudo, de

 

229         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

alimentar al hambriento y de visitar a las viudas y a los huérfanos, acciones sociales que Jesús mismo sancionó. En lugar de ello, está buscando dominación política.

 

"Vamos a tomar posesión" 3 declaró Pat Robertson.

 

No suena como personas que están esperando enfrentar la ira del diablo en un futuro muy cercano. Por cierto, esta actitud resume la ruidosa ironía de la bestia política del fundamentalismo norteamericano que se levanta. Durante décadas han producido sermones ardientes y libros sensacionalistas acerca del Armagedón, el levantamiento del anticristo y la gran tribulación, todo lo cual creen inminente. Ahora, gran parte de la especulación acerca del misterioso número 666, la marca de la bestia, las siete últimas plagas y aun el momento de la segunda venida de Jesús ha sido reemplazado por panfletos promoviendo la participación política, tarjetas para llevar la cuenta de los votos de los candidatos y seminarios acerca de cómo formar comités de acción política. Muchos parecen más interesados en la identidad del próximo presidente que en la del temido anticristo. Están cavando en espera de un largo tiempo aquí en la Tierra, y no preparándose para estar en el cielo con Jesús.

 

"Con el silencioso paso del Armagedón que se había predicho escribió Harold Smith en Chr¿~tianity Today, y una nueva fascinación con el golpe político, la perspectiva eterna de la iglesia se ha vuelto extrafíamente borrosa".

 

No sólo se ha oscurecido esta perspectiva, sino que ha sido repudiada, si no en palabras, por lo menos en acciones. La cruzada fundamentalista que quiere rehacer el mundo a su propia imagen contradice su teología. La mayoría de los cristianos de la Nueva Derecha son dispensacionalistas premilenialistas. Creen que la historia del mundo ha sido dividida en dispensaciones o eras especiales, de las cuales la nuestra no es la última. Esperan que las guerras, las hambrunas y los crímenes aumenten en esta dispensación hasta la segunda venida de Jesús, quien establecerá

 

230         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

entonces un reino de 1.000 años de paz en la Tierra. Casi todos los principales seminarios fundamentalistas: Bethel, Dallas, Liberty, Temple, adhieren a este escenario básico, como también las súper estrellas de la TV: Falwell, Robertson y Swaggart. Y todos consideran el regreso de los judíos a Palestina como prueba de que el fin está cerca. "La reunión de los judíos en Israel es una clara señal, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento", escribe Pat Robertson, "de que nuestra era está por terminar". 4

 

Algunos, como Falwell creen que los cristianos serán raptados y sacados de la Tierra antes del terrible tiempo de angustia que precede a la segunda venida (de aquí el nombre pretribulacionistas); otros, como Roberts, creen que los cristianos estarán en medio del fragor. De cualquier manera, todos esperan que el mundo esté confundido en un "tiempo de angustia, cual nunca fue" (Dan. 12: l), y muchos esperan que los cristianos sean perseguidos en algún momento. Cuando se le preguntó si creía que la iglesia sufriría persecución, incluso Hal Lindsey, el gurú indiscutido del credo pretribulacionista, contestó: "Según mi percepción de la profecía y de los acontecimientos actuales, definidamente habrá una persecución".

 

También Pat Robertson espera que los cristianos sean perseguidos. Advirtiendo acerca del anticristo -un demagogo futuro que "será una combinación de Adolfo Hiller, José Stalin, Genghis Khan, Mao Tse-tung y otros dictadores que han asesinado a millones de personas" -,5 Robertson ha escrito que los cristianos pasarán "por un tiempo de tribulación hasta que Jesús vuelva".6  Él cree que "siempre ha existido una lucha entre el pueblo de Dios y aquellos que sirven a Satanás. A lo largo de la historia han habido martirios sucesivos de cristianos, y es la culminación de la arrogancia suponer que sólo los cristianos del siglo XX en los Estados Unidos serán eximidos de cualquier tipo de persecución... Habrá personas, durante la tribulación, que amarán a Jesús

 

231         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 y que darán sus vidas por él". 7 También cree que ahora estamos viviendo justo antes de la segunda venida de Jesús, cuando Ios que se niegan a aceptar a Cristo serán cada vez peores en su maldad y será cada vez más difícil para la iglesia y el mundo coexistir”. 8

 

¿Cómo reconcilia Robertson la inminente persecución de los cristianos en este país con su siguiente apelación a los fieles? Imaginen lo que sucedería en los 175.000 distritos de los Estados Unidos si tan sólo 10 voluntarios evangélicos se movilizaran a ayudar en cada uno de ellos. El proceso político americano se revolucionaría y el futuro de la nación cambiaría para siempre". 9  ¿Para simpre? ¿Y qué en cuanto al anticristo, que se supone que en algún momento cercano perseguirá a todos esos cristianos voluntarios?

 

De alguna manera su candidatura presidencial, el cargo más poderoso en la nación más poderosa del mundo, no sincroniza con su creencia de que los cristianos pronto enfrentarán persecución. En realidad, todo el escenario fundamentalista, incluyendo la persecución de los cristianos, contradice su deseo de tomar posesión" de Norteamérica.

 

La Nueva Derecha argumenta en contra de quienes se oponen a la participación de los cristianos en política. Ellos dicen estar buscando una sociedad mejor. "Trabajaremos para mejorar el mundo porque la Biblia nos lo dice, y esperamos el regreso de Cristo porque las Escrituras dicen que sucederá", escribieron Ed Dobson y Ed Hinson, dos miembros del cuerpo docente de la Universidad Liberty. Ellos, defendiendo la participación de los cristianos en política, escribieron que los "predicadores evangélicos están en la arena política para mejorar la sociedad secular". Sostienen que su deber cristiano es "convertir al mundo en un lugar tan bueno como puedan y usar al cristianismo como una fuerza para el cambio positivo".

 

Por cierto, los cristianos deben usar su religión para el "cambio

 

232         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

positivo". Aunque el Nuevo Testamento advierte acerca de las guerras, las hambrunas y el aumento del mal vivir que predice la Nueva Derecha, también dice que los cristianos debieran estar involucrados en elevar a la humanidad del sufrimiento que producen las guerras, las hambrunas y el mal vivir actuales. Jesús pasó toda su vida sirviendo a otros, y amonestó a sus seguidores para que hicieran lo mismo. Sin embargo, Jesús estaba hablando de un ministerio a las necesidades morales, físicas y espirituales de la humanidad, y la Nueva Derecha está hablando de política, un abordaje que Jesús nunca sancionó y que contradice la creencia de que los cristianos serán un grupo pequeño y perseguido en los últimos días.

 

Otros fundamentalistas ven esta incongruencia. "Esta iglesia orgullosa, rica y arrogante codicia ahora el poder", escribe el predicador carismático David Wilkerson. "No el poder de Dios, sino el poder político. Codicia la Casa Blanca, el Congreso y la Suprema Corte... Suena tan piadoso, tan espiritual y tan vital. Al igual que Israel, muchos del pueblo de Dios están gritando por el púlpito imperial con un líder espiritual que arranque de raíz los poderes atrincherados del mal y que legisle un nuevo sistema moral. El dedo acusador de los profetas rugientes que apunta contra ellos y de los llorosos vigilantes debe ser reemplazado por la refinada pluma de los congresistas cristianos que promulguen leyes morales".

 

Esta iglesia, advierte Wilkerson, "no va a ser el vehículo del dominio de Dios sobre la Tierra, sino más bien el objeto de su ira y de su aborrecimiento.

 

“Pueden estar seguros de que Dios tiene un pueblo propio en estos días finales, pero constituye un remanente despreciado, santo y separado". 10

 

Wilkerson tiene razón. Ya sea que uno acepte o no la interpretación fundamentalista del Nuevo Testamento, este enseña que los cristianos serán perseguidos en los últimos días. El libro

 

233         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

de Apocalipsis advierte acerca de un poder apocalíptico, simbolizado por una bestia (a quien los cristianos identifican como el anticristo), que usará la presión económica y física para forzar al mundo a acatar su gobierno. El Apocalipsis nos advierte que "los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo" (Apoc. 12:17) enfrentarán persecución porque se niegan a aceptar el reino religioso y político de la "bestia". Apocalipsis 14:12 describe al mismo pequeño grupo como los que "guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús". Jesús mismo advirtió a sus seguidores: "Matarán a algunos de vosotros. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre" (Luc. 21:16, 17), mientras que Pablo advirtió que 11 también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución" (2 Tim. 3:12).

 

"A lo largo del libro de Apocalipsis", escribe el evangelista Stan McGehee de Tejas, "vemos a los verdaderos cristianos sufriendo persecución, ¡no haciéndose cargo del mundo!  Asimismo, Pablo nos dice que es el reino de Cristo el que abate la rebelión y la impiedad (I Cor. 15:24, 25). Alarmantemente, ¡la Biblia habla de la autoridad política-religiosa establecida por el hombre como el anticristo!" 11

 

McGehee también tiene razón. Aunque la acometida de la Nueva Derecha hacia la política contradice, un escenario de los últimos días, el ascenso político de la iglesia encaja perfectamente en el escenario de los cristianos que creen que las iglesias mismas serán el poder perseguidor del que se advierte en el Nuevo Testamento.

 

Los adventistas del séptimo día, por ejemplo, ya en la década de 1880 advirtieron que las iglesias en Norteamérica ganarían poder político e influirán "sobre el Estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas" 12 resultando en la persecución de los disidentes, descritos en la Biblia como "los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”·

 

234         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Esta alianza Iglesia-Estado, y la tiranía que le sucede, es, creen ellos, la manera en que se cumplen las profecías del Apocalipsis que advierten acerca de la persecución de los últimos días. Muchos ven el levantamiento de la Nueva Derecha como preparando a las iglesias para que se conviertan en la bestia, ¡no para enfrentar su ira!

 

Inherentes a la teología fundamentalista están las semillas que en última instancia podrían colocarlas en ese papel. Todos los fundamentalistas de la Nueva Derecha creen que Jesús establecerá un reino de paz de 1.000 años sobre la Tierra, el "reino milenial. Aunque algunos niegan que puedan introducir el reino milenial ellos mismos, muchos quieren por lo menos ayudar a introducirlo.

 

En su libro Designed for Destgiony, Jerry Combee y Cline Hall, del Colegio Superior Bautista Liberty, citan a Ernest Lee Tuveson en Redeenwr Nation: The Idea of America´s Millenial Role (Nación redentora: La idea del papel milenial de Norteamérica): "El hombre moderno está, parece, enfrentado por el desafío final de la historia"; esto es, "crear el milenio o hundirse en el lago de fuego

 

"Por supuesto", escriben Combee y Hall, "crear el 'mílenio' excede a nuestro solo poder humano" 13, y la idea es que aunque no lo podemos crear solos, podemos darle una mano al Señor. Refiriéndose al presidente como "el sumo sacerdote y profeta de la religión civil norteamericana", Combee y Hall implican que América sería la herramienta de Dios para introducir una utopía: Pero imaginen al mundo libre de la amenaza de la dominación del 'Imperio impío' de la Rusia soviética y de otras naciones con metas similares.

 

"Norteamérica y otras naciones podrían convertir sus espadas en rejas de arado...

 

"Todo el tesoro y el genio usado ahora para la guerra podría ser reunido para el bien...

 

“Ningún país enfrentaría obstáculos externos para la democracia…

 

235         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

"La libertad y la democracia dominarían de polo a polo...

 

"Después de todo, la pregunta permanece: ¿Es el destino de Norteamérica libertar al mundo de la tiranía” 14

 

En 1986, Pat Robertson desafió a George Bush y a Jack Kemp por los delegados a la convención del Partido Republicano de Michigan. Luego de que le fuera bien a Robertson, envió una carta a sus seguidores declarando: "Los cristianos han ganado... Qué avance sensacional para el reino".

 

¿Un avance sensacional para el reino? ¿Qué reino? Quizás el mismo que Combee y Hall quieren que los Estados Unidos cristianizados ayuden a introducir.

 

“¿Pueden creer lo que están predicando ahora?", escribe Wilkerson. "Están diciendo: 'Jesús no puede venir hasta que sojuzguemos al mundo. No puede venir hasta que tomemos el dominio y le traigamos un mundo que hemos sometido". 15

 

"Actualmente una teoría popular entre ciertos evangélicos", escribe McGehee, "es que los cristianos tomarán el mundo y se lo presentarán a Cristo cuando él regrese. Esta idea está en directa oposición a la doctrina bíblica".16

 

Estas visiones utópicas contradicen no sólo el fundamentalismo premilenialista, que enseña un infierno apocalíptico masivo, sino que contradice lo que el Nuevo Testamento mismo dice acerca de las condiciones previas a la segunda venida de Jesús. "Habrá entonces gran tribulación", dijo Jesús (Mat. 24:21), 11 cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá".

 

Esta no es la primera vez que los fieles han tratado de establecer el reino de Dios en la Tierra. Durante los primeros tiempos de su ministerio, Jesús tuvo seguidores entusiastas que querían establecerlo sobre un trono terrenal como rey para que los salvara de los romanos y para que introdujera la largamente esperada era de paz. Hoy en día, algunos todavía quieren introducir

 

236         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

ese reino usando comités de acción política, campañas para registrar votantes y tarjetas de informes congresistas. Sin embargo, Jesús no necesita de éstos más de lo que los necesitó hace 2.000 años. El libro de Daniel simboliza el establecimiento del reino de Dios con una piedra "cortada, no con mano" (Dan. 2:34) que aplasta a todas las naciones hasta que 1ueron como tamo de las eras del verano, Y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno" (vers. 35). No suena como si Dios necesitara a Pat en la Casa Blanca para ayudarle.

 

No obstante, la Nueva Derecha no va a permitir que la verdad bíblica estorbe su camino. Ellos se consideran a sí mismos como instrumentos ordenados por Dios para traer un Nuevo Orden Mundial, y muchos consideran a Norteamérica en ese mismo papel.

 

“ Todavía hay tiempo para que América reclame la promesa de su destino revolucionario” , escriben Combee y Hall, ensalzando los planes de Dios para Norteamérica.

 

"Ser el libertador de la humanidad y el líder del progreso revolucionario en el mundo...

 

"Ser la plataforma de lanzamiento de la evangelización del mundo antes de la segunda venida de Jesucristo".`

 

Falwell tiene la misma visión para Norteamérica pero con una luz un poquito diferente: "Nuestro gobierno tiene el derecho de usar su armamento para derramar ira sobre los que harían mal lastimando a otras personas... Si Dios está de nuestro lado, no importa cuán superior sea militarmente la Unión Soviética, nunca nos podrán tocar. Dios protegería milagrosamente a Norteamérica".`

 

A pesar de la enseñanza bíblica de que los cristianos serán una minoría perseguida en los últimos días, la Nueva Derecha se ha embarcado en una búsqueda descarada del control político de la nación más poderosa del mundo. A pesar de la enseñanza bíblica en cuanto a que la Tierra será azotada por una agitación sin

 

237         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

precedentes, mantienen la visión milenial del papel de Norteamérica de presentarle a Jesús un mundo "sometido". A pesar de las advertencias bíblicas de un poder político-religioso que perseguirá a Ios que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo", están formando un poder religioso-político que podría producir esta misma bestia.

 

Por cierto, a pesar de la verdad bíblica de que el milenio será establecido sólo mediante el poder de Dios, que borra el orden mundial existente, los miembros de la Nueva Derecha se están colocando en una posición en la cual su poder político podría ser utilizado para ayudar a introducir el "reino" largamente esperado. Esto, por supuesto, podría llevar a la persecución de cualquiera que se considere como una interferencia con sus sueños y visiones milenialistas.

 

Y están trabajando con la determinación que viene de estar seguros de que están haciendo la voluntad de Dios. "Ustedes no se están oponiendo a unos patanes fundamentalistas", dijo Jimmy Swaggart una vez a algunos oponentes. "Ustedes se están oponiendo a Dios"."

 

"Y aun viene la hora", advirtió Jesús, "cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios" (Juan 16:2).

 

¿Preparándose para enfrentar la espada? Por el contrario. La Nueva Derecha se está preparando para esgrimirla.

 

_____________________

Referencias

 

1 Newjday, 1 de diciembre de 1985.

 

2 C1,r¿,it¿an¡ty Today, 13 de diciembre de 1985.

 

3 U.S. New.4 and World Report, 24 de setiembre de 1979.

 

4 Pat Robertson, Pat Rohert.4on Awwer.4 [Pat Robertson responde] (Nueva York: Thomas Nelson, 1984).

 

5 Ibid, p. 155.

 

 

238         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

6 Ibid, P. 151.

 

7 Ibid, p. 156.

 

8 Ibid, p. 30.

 

9 ­­­America´s Date With Destiny [Los encuentros de Norteamérica con el destino] (Nueva York: Thomas Nelson, 1986), p. 303.

 

10 David Wilkerson, ¡The Laodicean Lie! [¡La mentira laodicense!] (Llíndale, Tex.: World Challenge, Inc., s.f.).

 

11 Stan MeGehee, “Polititical Chistinniaty" ["Cristianismo politico) (Fort Worth, Tex.: Stan McGehee Evangelistic Association, s.f.).

 

12Elena de White, El conf&to de lod 4¿~i(od (Mountam View, Calif.: Publicaciones Interamericanas, 1954), p. 498.

 

13 Jerry Combee y Cline Hall, Deesigned for Destiny [Diseñados  para el destino] (Wheaton, III.: Tyndale House, 1985), p. 113.

 

14 Ibid,  114.

 

15 Wilkerson.

 

16 McGehee.

 

17  Combee y Hall.

 

18 Citado en Erling Jorstad, The New Christian Right (La nueva derecha Cristiana) – Lewiston, N:Y.: Edwein Mellen Press, 1987, p. 18

 

19 Ibid, p. 167

 

Este artículo apareció originalmente en Sabbat Shalom, Abril-junio de 1988.

 

239         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 29

La verdad acerca de la libertad religiosa en los Estados Unidos

 

¿Qué nación es abiertamente hostil al cristianismo? ¿En qué país el gobierno desarraiga sistemáticamente las metas, las normas y los derechos de los cristianos? ¿En qué país la libertad religiosa ha estado encadenada durante años? ¿En qué país los cristianos enfrentan conspiraciones ateas contra ellos y sus hijos?

 

En los Estados Unidos de Norteamérica.

 

Es decir, si uno cree la retórica de la Nueva Derecha acerca de la religión en los Estados Unidos. Si uno acepta la mitad de lo que dicen, podría pensar que Norteamérica es tan hostil hacia los cristianos como cualquier país comunista.

 

Durante años Jerry Falwell, Tini LaHaye y otros han estado hablando acerca de la "muerte de la libertad religiosa" en Norteamérica y de la necesidad de "recuperar nuestros derechos religiosos". En 1981, Pat Robertson, preocupado por 1a abierta hostilidad contra la religión", formó su Concilio de Libertad "para restaurar nuestra libertad religíosa".

 

Los aliados de la Nueva Derecha en la Iglesia Católica Romana

 

240         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

y en el gobierno de los Estados Unidos concuerdan. El cardenal John Krol ha hablado contra la hostilidad judicial hacia la religión". Terry Eastland, director de asuntos públicos del Departamento de Justicia, ha advertido acerca de la "hostilidad" del gobierno "hacia la religión". El fiscal de la nación de los Estados Unidos, Ed Meese, ha dicho que "el principio de neutralidad" del gobierno "hacia todas las religiones ha sido transformado a menudo por algunos en hostilidad hacia todo lo religioso".  El secretario de educación, William Bennett, ha hablado acerca del "ataque del secularismo a la religión".  Aun el presidente Reagan se ha lamentado por los que "son intolerantes hacia la religión".

 

Pero, ¿el gobierno es hostil hacia la religión? ¿Existe la necesidad de "restaurar nuestra libertad religiosa"? ¿0 la pretensión de la Nueva Derecha en cuanto a que el equilibrio actual entre la Iglesia y el Estado restringe la libertad cristiana es sólo un intento de socavar el sistema actual y reemplazarlo por otro que se acomode mejor a su punto de vista?  Sin lugar a dudas, la Nueva Derecha considera a "los pobres paganos» de la Corte Suprema como los principales enemigos de la libertad religiosa. Son, en palabras de Pat Robertson, una "oligarquía despótica no elegida" que ha "torturado durante las últimas dos décadas su claro significado [de la Primera Enmienda".  Aun William Bennett lamenta el "completo caos" de "cuatro décadas de decisiones judiciales erradas" de la Suprema Corte.

 

Entre estas decisiones erradas y hostiles están las que tienen que ver con la oración en las escuelas, la lectura de la Biblia, los fondos para las instituciones religiosas y los Diez Mandamientos.

 

Cuando en 1962 la Suprema Corte prohibió la oración patrocinada por el Estado en las escuelas públicas, una multitud furiosa inundó el Senado y la Casa Blanca para protestar en contra de esa decisión. Desde entonces, se han hecho numeroso

 

241         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

intentos de enmendar la Constitución para permitir este ejercicio religioso en las escuelas públicas. Pat Robertson patrocinó un proyecto de ley, delante de la Comisión Judicial del Senado, para que se "restaurara la oración en la escuela". Al llamar a una "revocación de los fallos judiciales antireliglosos de los últimos 20 años", pidió al Senado que "reprima esta intrusión de la justicia federal en el libre ejercicio de la religión". El proyecto fracasó.

 

En 1985, la Suprema Corte (Wallace vs. Jaffree) derogó una ley de Alabama que permitía un minuto de "meditación u oración voluntaria". Tim LaHaye llamó a la decisión de este caso “una acción de guerra contra la herencia religiosa de esta nación", y han habido más llamados a una enmienda constitucional para restaurar la oración.

 

Sin embargo, no se requiere una enmienda. Los niños pueden orar en la escuela, todo lo que quieran, cuando quieran.  Ninguna ley lo prohíbe. Hablando ante del Senado, Robertson dijo que si el Presidente designara un día de Acción de Gracia a Dios, "ningún escolar podría agradecer a Dios en ese día si la escuela estuviera funcionando". Esta declaración es falsa. Podrían agradecer a Dios todo el día; y si no interrumpieran la clase, Podrían incluso hacerlo en voz alta. Lo que Robertson quería decir es que ningún funcionario de la escuela puede pararse delante de una clase, llena de niños provenientes, por ejemplo, de hogares católicos, judíos, mormones, adventistas, agnósticos, ateos, budistas, taoístas, musulmanes, existencialistas y seculares, y guiarlos en oración.

 

La forma más segura de preservar la libertad religiosa para todas las religiones es que el gobierno sea neutral en relación con todas. La Corte dijo en el caso Engel que simplemente no es trabajo del Estado "componer oraciones oficiales para que recite cualquier grupo de personas americanas como parte de un programa religioso llevado a cabo por el gobierno". En el caso Jaffree,

 

242         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

el juez Stevens escribió que respaldar aun la oración silenciosa es inconsistente con la posición del gobierno de "completa neutralidad hacia la religión". Apoyar la oración o un momento específico para orar no es neutralidad hacia la religión, es establecimiento de la religión, que está prohibido por la Constitución.

 

La Corte Suprema colocó la oración fuera de la jurisdicción del gobierno. Al considerar que la oración es parte de la experiencia personal del hombre con Dios, cuán absurdo es colocarla dentro de esta jurisdicción. Es tarea de los padres y las iglesias, no de las escuelas públicas, fomentar la oración y la religión, y en los Estados Unidos las iglesias tienen el derecho a hacerlo. "Solamente el error", dijo Thomas Jefferson, "es el que necesita del apoyo del gobierno».

 

Lejos de ser hostiles hacia la religión, los casos Engeb y Jaffree están entre las mejores salvaguardas que tenemos para mantener nuestra religión libre de la intrusión gubernamental. En realidad, la oración patrocinada por el gobierno en la escuela pública se trata de eso: una intrusión.

 

Otras decisiones denominadas como "antiDios", son las de Sebempp y Murray (1963), que prohibieron las lecturas bíblicas en la escuela como parte de los ejercicios religiosos patrocinados por el gobierno. La Corte dijo: "Son ejercicios religiosos exigidos por los estados en violación de la orden de la Primera Enmienda de que el gobierno mantenga una estricta neutralidad, ni ayudando ni oponiéndose a la religión".

 

Billy Graham declaró que se sentía sacudido por esta afirmación. Robert Cook, presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos en 1963, llamó a esta decisión "un triste alejamiento de la herencia de la nación bajo Dios". El cardenal McIntyre de Los Angeles dijo que la decisión "sólo podía significar que nuestra herencia americana de filosofía, religión y libertad está siendo abandonada en Únitación de la filosofia soviética». El cardenal

 

243         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Cushing de Boston consideró como "una gran tragedia que el mayor libro que se ha publicado alguna vez no pueda ser leído en el sistema de la escuela pública".

 

Sin embargo de puede leer la Biblia en el sistema de escuelas públicas. La decisión sólo proscribía la lectura devocional de la Biblia patrocinada por el Estado en las escuelas públicas, no la Biblia en sí misma. La Corte dijo específicamente que la Biblia podía ser "parte de un programa secular de educación". La Corte no prohibió las lecturas devocionales de los alumnos, ni siquiera en terrenos escolares. Simplemente detenía a los oficiales de la escuela de utilizarla en ejercicios religiosos.

 

El vituperio contra estas "decisiones desastrosas contra Dios" continúa. Lo especialmente sorprendente es el coro cató~ lico entre los vituperadores. Durante el siglo XIX, en el que la lectura bíblica era común en las escuelas públicas, la ley canónica prohibía a los católicos leer como también poseer copias de Biblias protestantes, tales como la versión King James [del Rey Jacobo], usada entonces ampliamente en las escuelas públicas. Por negarse a participar en los servicios de culto, los ninos católicos eran castigados, expulsados y en algunos casos golpeados. En 1843, cuando una junta escolar de Filadelfia permitió a los niños católicos abstenerse de los ejercicios bíblicos o usar su propia versión, estallaron desórdenes, asesinaron a varias personas y se quemaron iglesias católicas. En Maine, un sacerdote fue pintado con brea y emplumado porque instó a uno de sus parroquianos a ir a la corte cuando la )unta escolar local adoptó una medida que requería que todos los niños leyeran la Biblia del rey Jacobo. En Boston, un maestro azotó a un niño católico de once años llamado Tom Wall hasta que accedió a leer los Diez Mandamientos de la versión del rey Jacobo. Cuando el maestro fue llevado a la corte, el juez descartó todos los cargos.

 

Al prohibir la intrusión gubernamental en la religión, Abington vs. Murray disminuyó las posibilidades de ataques similares a

 

244         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

nuestra libertad religiosa.

 

Imaginen la humillación de un niño judío si un maestro leía a la clase el versículo de Apocalipsis que habla de la "sinagoga de Satanás" (Apoc. 2:9). ¿Cómo se sentiría un católico si se leyera 2 Tesalonicenses 2:3, que hace referencia a "el hombre de pecado" (a quien los protestantes de la reforma identificaban como el Papa)? ¿Y qué del niño ateo que tenía que escuchar el salmo que expresa: "Dice el necio en su corazón: no hay Dios" (Sal. 14:1)? ¿0 el niño hindú politeísta que escucha leer al maestro "Jehová uno es" (Deut. 6:4)? Estos niños, obligados por ley a asistir a la escuela, tenían que escuchar adoctrinamiento religioso o enfrentar la humillación de salir de la sala. Abington vs. Murray los protege de esta intrusión de sus libertades.

 

Otras decisiones judiciales consideradas como un asalto a la libertad religiosa tienen que ver con el uso de los fondos federales para las escuelas parroquiales. Aunque la Corte Suprema ha permitido el uso de fondos federales para transportar a los niños a las escuelas parroquiales, el préstamo de libros de textos para las escuelas parroquiales y las subvenciones federales para la construcción de edificios no sectarios en instituciones religiosas, otras decisiones han prohibido a César dar fondos para las cosas de DIOS.

 

Por ejemplo, en Meek vs. Pittinger (1975), la Corte decidió que el préstamo de equipo educacional (excepto libros de texto) a escuelas privadas violaba la cláusula de establecimiento. En Committee for Public Education vs. Nyquist (1973), la Corte decidió que las subvenciones estatales para el mantenimiento y las reparaciones de los edificios de las escuelas parroquiales y los reembolsos parciales por cuotas de enseñanza o deducciones impositivas eran inconstitucionales. En Lemon vs. Kurtzman (1971), la Corte resolvió que era inconstitucional reembolsar a las escuelas no públicas los salarlos de los maestros, los libros de textos y los materiales de instrucción. En dos casos recientes (Aguilar y

 

245         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Grand Rapids [ 1985]), la Corte Suprema derogó leyes que permitían la instrucción con dineros públicos en escuelas parroquiales.

 

El cardenal Krol dijo que fallos como éstos prueban que el Estado "se está convirtiendo en el instrumento de los agnósticos o ateos". El Secretario de Educación Bennett busca introducir dinero de impuestos en las escuelas religiosas. Aun la Santa Sede ha entrado en la refriega.  Su Carta de Derechos de la Familia, publicado en 1983, declara: "Las autoridades públicas deben asegurar que los subsidios públicos sean asignados de tal manera que los padres estén verdaderamente libres para ejercer su derecho [educación religiosa para sus hijos] sin incurrir en cargas injustas".

 

Sin embargo, la Primera Enmienda dice que el gobierno no debe promulgar leyes respecto al establecimiento de una religión. El juez Black escribió: "La forma más efectiva de establecer cualquier institución es financiándola, y esta verdad se refleja en las apelaciones hechas por grupos eclesiásticos pidiendo fondos públicos para financiar sus escuelas religiosas”.

 

Cuando el gobierno otorga fondos a las escuelas parroquiales, de hecho un protestante está pagando para promover las creencias católicas o judías, o viceversa. ¿Cuán libre es un judío que paga impuestos que son usados para promover el catolicismo romano, que enseña que el sacerdote puede convertir un pedazo de pan en el cuerpo de Dios, una creencia que es blasfema para el judío? ¿0 cuán libre es un católico que paga impuestos para sostener una escuela luterana, siendo que Martín Lutero llamó al papa Pablo III “la escoria de todos los bribones de Roma"?

 

En algunos casos, tal como el de Lemon vs. Kurtzman, la Corte negó la ayuda porque el gobierno tendría que monitorear cada dólar para asegurarse de que ninguno vaya a actividades religiosas. Al imaginar hordas de inspectores gubernamentales

 

246         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

rondando por los edificios de las escuelas religiosas para asegurarse, por ejemplo, de que los dólares de los impuestos vayan a pagar el papel higiénico del baño de las niñas y no la estatua a Nuestra Señora de Fátima en la capilla, la Corte rechazó la ayuda en vez de permitir tal entrevero entre Iglesia y Estado.

 

Además, a los fondos gubernamentales siguen los reglamentos del gobierno. Los oficiales eclesiásticos han quitado la cruz y otros emblemas religiosos de sus paredes para obtener el botín del Estado. Han sido obligados a diluir el contenido religioso de su currículum, y en un caso, incluso, han accedido a quitarse sus cuellos clericales para calificar para los fondos. La Suprema Corte ha garantizado que pueden quedarse con sus cuellos puestos.

 

En Stone w. Grabam (1985), la Corte, creyendo que los "Diez Mandamientos son innegablemente un texto sagrado en las religiones judía y cristiana", descartó como inconstitucional una ley que colocaba en la pared de cada aula de Kentucky una copia de los Diez Mandamientos comprada en forma particular. Aunque la Corte dijo que los Diez Mandamientos, junto con la Biblia, podían ser integrados al "estudio apropiado de la historia, la civilización, la ética, las religiones comparadas o cosas semejantes", nuevamente fue acusada de antirreligiosa. Todo lo que dijo fue que el lugar para colgar los Diez Mandamientos no era el aula de clases donde los niños tienen que estar obligadamente por ley. Estas decisiones no constituyen más prueba de hostilidad contra la religión que prohibir que un cerdo duerma en la cama de uno es prueba de que uno odia a los cerdos.

 

Son absurdas las afirmaciones de Pat Robertson de que necesitamos restaurar" la libertad religiosa en América. Cada fin de semana millones de ciudadanos de esta nación, sin temor de persecución gubernamental, entran a las iglesias bautistas, pentecostales, mormonas, griegas ortodoxas, presbiterianas escocesas, unificadas, unitarias, católicas romanas, metodistas, etc.; y

 

247         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

todos se sientan sobre millones de dólares que valen los terrenos que el gobierno "hostil" les permite poseer libres de impuestos.

 

Los cristianos poseen y operan miles de escuelas primarias y de enseñanza media, colegios y seminarios a lo largo del país. Imprimen Biblias, tratados, libros y revistas por valor de millones de dólares cada año, a menudo en sus propias casas publicadoras e imprentas. Poseen estaciones de televisión, de radio y hospitales. Los cristianos no sólo tienen libertad de creer cualquier cosa y de reunir millones de dólares libres de impuestos para promover sus creencias, sino que el gobierno "hostil" incluso ha promulgado leyes que aseguren que no sean discriminados por causa de ellas.

 

En la historia del cristianismo, ningún gobierno le ha dado a sus ciudadanos tanta libertad religiosa como lo ha hecho el gobierno de los Estados Unidos. Todo lb que las decisiones de la Corte Suprema le dicen al país es: Oren, lean sus Biblias, construyan sus escuelas, sigan sus convicciones, ¡pero no le pidan al Estado que los haga avanzar, que las promueva o que pague por ellas 1

 

_______________

Este artículo apareció originalmente en Liberty, Enero/febrero de 1988.

 

248         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 30

Honren al emperador

 

Acabo de terminar de ver The Clinton Chronicles (Las crónicas de Clinton], un video de ochenta minutos que “investiga las supuestas actividades criminales de Bill Clinton". La cinta acusa al Presidente, entre otras cosas, de haber sido cocainómano y homicida durante su gobierno en Arkansas. Afirma que además de utilizar su cargo para proteger a los contrabandistas de drogas, Clinton mandó matar a numerosas personas, incluyendo a Jerry Parks, jefe de la firma de seguridad privada de Little Rock que trabajó para la campaña presidencial de Clinton en 1992. Aunque nadie ha sido acusado, The Clinton Chronicles presenta a Gary Parks, hijo de la víctima, que sostiene que el gobernador lo había hecho matar por causa de las evidencias que tenía su padre de los amoríos adúlteros de Clinton.

 

"Bill Clinton mandó matar a mi padre", dice Gary en el video, “para salvar su carrera política".

 

Lo que resulta revelador acerca de este video no son sus acusaciones injuriosas. Aun David Brock, periodista del American Spectator [Espectador Americano], que estuvo en las noticias nacionales

 

249         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

por su historia que acusa a Clinton de usar a la policía montada del Estado para facilitar sus amoríos extramaritales, ha atacado al video como "un asesinato del carácter". Ciertamente, Brock no es un ADB (amigo de Bill), pero ha dicho de The Clinton Chronicles que son "una mezcla de hechos, con verdades a medias, insinuaciones y falsedades directas que no hacen nada para aumentar el conocimiento que el público tiene de Clinton". No, lo que es revelador acerca de este video es la disposición gozosa con la que muchos cristianos, como Jerry Falwell, lo han estado promocionando. Esa prontitud, irónicamente, dice más acerca del cristianismo americano del ala derecha que lo que dice el video acerca de Bill Clinton.

 

Indecencias de domingo por la mañana

 

"Estoy consternado de que un ministro del evangelio muestre falta de respeto hacia el presidente de los Estados Unidos y lo llame mentiroso. Estoy consternado por la falta de respeto que usted muestra hacia los líderes, cuando a usted, como ministro, la Biblia que usted ensena y predica le dice que respete y honre al rey y obedezca al poder, porque éstos son ordenados por Dios".

 

Es interesante que este reproche no estaba dirigido a Jerry Falwell por otro ministro airado por los ataques de Falwell al Presidente. Por el contrario, provino del mismo FalweIl y estuvo dirigido a un compañero pastor que tuvo la audacia de criticar al entonces presidente Ronald Reagan en la década de 1980.

 

¿Quién dijo que la política no corrompe? Falwell ha ido de predicar a Cristo a vender The Clinton Chronicles en su programa del domingo a la mañana Old-Time Gospel Hour  [La hora del antiguo evangelio]. Uno se pregunta qué pensaron los santos que se conectaron para escuchar la Palabra de Dios, al escuchar las acusaciones de Paula Jones de que Clinton trató de que ella accediera a "tener sexo oral". No es exactamente un sermón

 

250         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

expositivo acerca de Juan 3:16. Una madre airada, incluso, llamó a una estación de radio de Jacksonville, Florida, y se quejó de que las descripciones explícitas de Falwell en cuanto a ese supuesto acto sexual de Clinton hizo que su hija de nueve años comenzara a hacer preguntas que ella no quería responder. La estación retiró el programa y amenazó con cancelar completamente a FalweIl si no se apegaba sólo a la religión y abandonaba la política. Un buen consejo.

 

Uno podría argumentar que los predicadores tienen el derecho, aun la obligación, de involucrarse en temas políticos, especialmente aquellos que tienen implicaciones morales. Uno incluso podría argumentar que pueden usar la iglesia para hacerlo. Pero cuando un predicador usa su púlpito electrónico dominical para vender (con buena ganancia, sin lugar a dudas) dos videos (hay otro llamado Clinton´s Circle of Power [El círculo de poder de Clinton]) que hacen acusaciones desenfrenadas contra el Presi dente de los Estados Unidos, acusaciones que el predicador mismo admite que no puede probar, entonces tenemos evidencias flagrantes, a diferencia de las pretensiones sin fundamento de The Clinton Chronicles, de que la corrupción real se encuentra en Lynchburg, no en Little Rock.

 

"No es Jerry FaIwell", dijo un vocero de su ministerio, "el que tiene que decir si las acusaciones [de los videos] son verdaderas o falsas, sino que hay que hablar de ellas, y las personas pueden hacer sus propias decisiones".

 

Si no es el reverendo Falwell el que debe decir si los videos son ciertos, entonces, considerando las acusaciones que contienen que ponen los pelos de punta, ¿por qué Falwell, pastor bautista ordenado, los vende durante el tiempo de aire de su ministerio? Si está pregonando mercancía que hasta él admite que puede ser falsa, ¿por qué creería la gente todo lo demás que dice? Es suficientemente difícil venderle el evangelio a la gente, pero cuando está entremezclado con algo cuyo propio promotor

 

251         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

admite que puede ser ficción, el cristianismo se convierte en algo parecido al guión de En busca del arca perdida, y Cristo en algo parecido a Indiana Jones.

 

"Estos videos le están dando mala reputación al cristianismo", dijo el prominente evangelista Tony Campolo. "Los que estamos en la comunidad cristiana no deberíamos esparcir rumores que no podemos probar como verdaderos y no deberíamos denigrar a las personas".

 

Campolo incluso ofreció aparecer en Old-time Gospel Hour para refutar las acusaciones. Falwell se negó (aunque le ofreció a Clinton o a alguien de su equipo la oportunidad de refutarlas), y a pesar de las críticas un tanto tardías y apagadas provenientes de varios evangélicos, todavía promociona The Clinton Chronicles y sostiene haber vendido decenas de miles de copias.

 

Falwell no es el único cristiano que distribuye The Clinton Chronicles. Yo encargué las mías a Jeremialí Films, que las vende por US$ 19,95 (una voz amigable del otro lado del teléfono 0800 dijo que si pedía entre 51 a 100 copias, cuestan US$ 10,95; si encarga más de 100, son suyas por el bajísimo precio de US$ 9,95). Un folleto promocional dice que Jeremialí Films “fue fundado en 1978 por Patrick Matriscíana, quien vio la necesidad desesperada de una industria fílmica profesional, piadosa, informativa y educacional. Cada proyecto fílmico es cuidadosamente investigado y documentado. Una combinación de exactitud bíblica en conjunción con hechos que sacuden al descubrir el error y la herejía han hecho de Jeremíalí Filmss una voz poderosa y notable en el mundo cristiano actual".

 

Uno podría preguntarse qué tiene que ver acusar al Presidente de los Estados Unidos, sin ninguna evidencia firme, de ayudar a introducir en Arkansas más de "U$S 100 millones de cocaína por mes con la "exactitud bíblica". No recuerdo que The Clinton Chronicles hable de la Biblia; en lugar de ello, habla de los “antecedentes criminales" de Clinton, lo llama un "mentiroso

 

252         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

patológico", afirma que "no tiene lealtad hacia su nación", etc. " acusa de crímenes que habrían hecho que los hurtos, los encubrimientos y la obstrucción de la justicia en el caso Watergate parecieran solamente como que Nixon birló unos pocos rollos de papel higiénico del avión presidencial. El video termina entonces con un repudio: "Si alguna persona conectada con esta película o sus familiares reciben algún daño adicional, el pueblo de Norteamérica responsabilizará personalmente a Bill Clinton". Esto difícilmente sea el periodismo "informativo" o "profesiona”, y mucho menos "píadoso" que Jeremíalí Films pretende para sus productos. Es, sin embargo, "educativo", un programa del tipo muestre y cuente acerca de cómo se contamina el cristianismo cuando se sumerge en la política.

 

Las trampas del príncipe

 

La promoción cristiana de The Clinton Cbronicles simboliza algo más importante que sólo un video falto de crédito o el odio virulento que muchos profesos cristianos sienten hacia Clinton. En lugar de ello, muestra lo que la política está haciendo con los involucrados en la Nueva Derecha Cristiana.

 

Clinton no es el primer Presidente en atraer la ira de los píos, por supuesto. Thomas Jefferson fue difamado sin misericordia por aquellos amonestados por el Señor a ser "ínmisericordiosos". Pero hay algo malvado, casi demoníaco, en el odio que sienten hacia Clinton los que han escuchado que se les dice "Amen a vuestros enemigos". Es lo que uno espera encontrar entre los Políticos, no en los cristianos, ni siquiera en los políticos cristianos. En lugar de cristianizar Norteamérica, la participación de la Nueva Derecha en la política parece estar descristianizándola. Que el Partido Republicano promueva The Clinton Chronicles es una cosa (aunque por lo que sé, y hay que reconocerles esto, el Partido republicano se ha mantenido al margen de esto), pero que los que profesan seguir a Cristo hagan esto, prueba cómo

 

253         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

ellos mismos están siendo manchados por el sistema que según ellos Dios los ha llamado a purificar.

 

La escritora cristiana Elena de White escribió en el siglo pasado que "el consorcio de la Iglesia con el Estado, por muy poco estrecho que sea, puede en apariencia acercar el mundo a la iglesia, mientras que en realidad es la iglesia la que se acerca al mundo".1  Exactamente. La Nueva Derecha está ganando poder político, pero, como resultado, ¡lo que está cambiando no es tanto la nación sino la iglesia misma! La participación en política no está elevando a Norteamérica; está arrastrando a la iglesia hacia abajo.

 

"Cualquiera sea la posición adoptada por la iglesia", escribió el historiador y filósofo Jacques Ellul, "cada vez que se involucra en política, el resultado ha sido la infidelidad hacia si misma y el abandono de las verdades del evangelio... Cada vez que la iglesia ha participado en el juego del poder... ha sido llevada a actuar traicioneramente, ya sea para con la verdad revelada o el amor encarnado... Parecería que la política... es el momento de sus mayores caídas, tentaciones constantes; la trampa que el príncipe del mundo le prepara incesantemente”.

 

Aunque la Nueva Derecha Cristiana a menudo presenta sus luchas como espirituales -Cristo contra Satanás, la luz contra las tinieblas, la verdad contra el error-, realmente está embarcada en una lucha mundanal, usando métodos mundanales. Postular candidatos en forma reservada, dominar los partidos políticos para designar a sus candidatos, formar alianzas políticas, sacar los trapitos sucios, promover ataques difamatorios contra el Presidente de los Estados Unidos, todo lo cual hace la Nueva Derecha, puede formar parte del proceso político, pero no debiera confundirse con el cristianismo, no importa que el motivo profesado sea el cristianismo mismo.

 

"Las revoluciones seculares", escribió Ellul, "en realidad no revolucionan esencialmente al mundo. Usan los métodos del

 

254         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

mundo para cambiar al mundo. Funcionan con la estructura básica de la civilización pecaminosa. Por lo cual al utilizar lo que este mundo les ofrece en sí mismo, se convierten en sus esclavos

 

En su ahora famosa frase, el director nacional de la Coalición Cristiana, Ralph Reed, dijo: "Hago una guerra de guerrillas. Me pinto la cara para que sea invisible y viajo de noche. No sabes que se terminó hasta que estás en una bolsa. No lo sabes hasta la noche de las elecciones".

 

Esa puede ser una buena política, pero no tiene nada que ver con el evangelio. De hecho, daña inmensamente al evangelio. Cuando Reed, un profeso cristiano que dirige una organización supuestamente cristiana (la coalición cristiana), mezcla el cristianismo con su "guerra de guerrillas", puede ser que haga que sus candidatos salgan elegidos, pero no hace mucho por Jesús.

 

En un artículo del New Yorker acerca del creciente poder político de la Nueva Derecha, Sidney Blumenthal escribió: "A lo largo de Norteamérica, la bandera y la cruz están llegando a ser una". Se puede discutir cuánto bien puede hacerle esta unión a la bandera; pero lo que no se puede discutir es lo malo que es para la cruz.

 

¿Honrar al emperador?

 

Aunque es el último y en muchas formas el ejemplo más ruidoso, el que Falwell promueva The Clinton Chronicles no es el único indicador de cómo la política está degradando a la iglesia. La contratapa de un libro de poesía cristiana llamado The Parched Soul of America [El alma reseca de Norteamérica] extracta algunos versos de su interior: "Un romanizante que evita la conscripción, que exhala droga, que protege a los sodomitas, que tiene negocios turbios, que eleva los impuestos, que explota a los niños, que mata a los bebés, alcahuete de las feministas, que roba a la religión, que traiciona los límites, que confisca armas y que

 

255         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

reduce la milicia se convierte en comandante en Jefe". El libro tiene entonces la audacia de estar dedicado a "Jesús de Nazaret, el compositor maestro de palabras y nuestro emancipador".  Me parece que, de alguna manera, hubiera sido mejor dejar a Jesús completamente fuera de esto.

 

Cómo pueden los profesos cristianos no oponerse o consternarse con algunas de las posiciones del Presidente está más allá de mí. Pero la cuestión no es si los cristianos tienen que estar de acuerdo o no con la política del Presidente, o hablar contra ella, sino si van a permitir que esa oposición comprometa su cristianismo, como Falwell ha comprometido claramente el suyo, al pregonar The Clinton Chronicles durante su ministerio dominical matutino.

 

Uno podría argumentar que fruncimos el ceño a la obsequiosa iglesia alemana que se arrodilló delante de los nazis, pero alabamos el valor de Dietrich Bonhoeffer, que murió por su posición antinazi. Bonhoeffer estuvo, después de todo, involucrado en un complot para matar a Hitler, algo que hace que la promoción que hace Falwell de The Clinton Chronicles no parezca más peligrosa que repartir botones con la inscripción Busch/Quayle´92. Pero Norteamérica no es la Alemania nazi y Clinton no es Hitler (aunque uno no se daría cuenta a partir de los ataques feroces provenientes de los cristianos), y Falwell ciertamente no es Bonhoeffer.

 

En su reproche al ministro que criticó a Reagan, Falwell hizo alusión a 1 Pedro 2:17: "Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey".

 

¿"Honrad al rey"? Una amonestación interesante proviniendo de un escritor cristiano de la época en que los cristianos estaban siendo perseguidos por el emperador. La epístola, incluso, alienta a los cristianos en vanos textos a mantenerse rieles en medio de esas pruebas específicas. "Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa

 

256         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados" (1 Ped. 4:12-14).

 

Aunque los eruditos discrepan en cuanto a la fecha exacta de la carta, y por lo tanto en cuanto al emperador específico detrás de esta persecución, la evidencia señala a Nerón, la encarnación de la maldad romana misma. Nerón hace que Clinton parezca una nodriza, aun si The Clinton Chronicles fueran ciertas. Para el fin de su reinado, Nerón había matado a su esposa, a su madre y a su hermanastro, y había instigado a la persecución contra la iglesia. El historiador Kenneth Latourette escribe que, bajo Nerón, los cristianos "eran envueltos en cueros de animales salvajes y luego desgarrados en pedazos. A otros, atados a cruces, se

 

les prendía fuego para iluminar un circo que Nerón instalaba para las multitudes en sus propios jardines... La tradición, probablemente confiable, informa que tanto Pedro como Pablo sufrieron la muerte en Roma bajo Nerón".

 

Por lo tanto, si Pedro podía decirles a los creyentes "honrad al rey", aunque consternado, sin lugar a dudas por el carácter moral del emperador, y no menos por su política, el principio bíblico parecería ser amonestar a los cristianos a mostrar por lo menos respeto hacia el cargo del Presidente, si no necesariamente hacia el ocupante. Desafortunadamente, como lo prueba la promoción de The Clinton Cbronicles los principios políticos se han tragado a los bíblicos.

 

Y también tenemos a Jesús mismo, que no vivió exactamente bajo una democracia liberal. Y Herodes y Pilato tampoco eran Gandhi y Disraeli. Sin embargo, en todos los Evangelios, sólo una pequeña fracción de las palabras de Cristo están dirigidas contra el liderazgo político. Sólo Lucas lo registra llamando a Herodes "ese zorro" (en el sentido de ser astuto o ladino), y ese reproche fue pronunciado en el contexto de la advertencia que

 

257         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

se le da a Cristo de que Herodes lo matará a menos que se vaya. No exactamente un mitin político. Jesús ciertamente tenía cantidad de males políticos que denunciar, y Herodes y Pilato tenían una moral que podría haber preocupado el ministerio de Cristo si hubiera permitido que lo hicieran. En lugar de eso, como dijo Jesús, su reino “no era de este mundo", y vivía y ministraba de acuerdo con esto, una verdad aparentemente perdida en la Derecha Cristiana.

 

El asunto en juego aquí no es Clinton; es Cristo y lo que cosas como la promoción de The Clinton Chronicles hacen a sus testigos, a quienes ha confiado su iglesia para presentarla al mundo. La puesta en el aire hecha por Falwell de algunos extractos del video probablemente hizo que se reuniera bastante dinero, pero ¿cuántas almas se ganaron para Cristo ese domingo de mañana en Old-Tinu Goipel Hour? Seguramente algunas personas doloridas, cargadas de Culpa, asustadas, realmente necesitaban escuchar el evangelio "de los viejos tiempos" mucho más que lo que tenía para decir un ex investigador policial de Arkansas acerca de Clinton, en el contexto de la acusación de contrabando de drogas, en cuanto a que "probablemente sacó ventaja de algo de la cocaína".

 

El costo del éxito

 

Se ha dicho que los grandes líderes no mueven a las masas en una dirección específica; en lugar de ello, ven en qué dirección se está moviendo la masa y saltan a ponerse a la cabeza de ella. La Nueva Derecha no ha creado el movimiento político que la está empujando al estrellato político; más bien, ha percibido hacia dónde va la gente, y se ha puesto a la cabeza para llevarlos allí.

 

Uno no necesita ser meteorólogo, escribió Bob Dylan, para ver hacia donde está soplando el viento, y se está dirigiendo claramente por el mismo camino que transita la Nueva Derecha

 

258         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Cristiana. El movimiento no es una moda pasajera, como los aros para bailar hula-hula, como los pantalones pata de elefante y el punk rock. Ha reclutado forzosamente al conservadurismo político americano, ha cambiado irrevocablemente al Partido Republicano y ha remodelado indudablemente la política norteamericana para el nuevo milenio. No está mal para un montón de "aporreadores de la Biblia".

 

Lo que los adherentes a la Nueva Derecha Cristiana deben preguntarse no es ya: "¿Cómo puede tener éxito nuestro movimiento?", sino más bien: "¿Qué va a hacer el éxito a nuestro cristianismo?" 0 más precisamente, a la luz de The Clinton Chronícles "¿Qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" (Mat. 16:26).

 

 

_______________

Referencia

 

1 El Conflicto de los Siglos, p. 342.

 

Este artículo apareció originalmente en Liberty, Julio/agosto de 1995.

 

 

259         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

 

 

CAPITULO 31

La caza sabática de Joe Ficarra

 

“Pídame que lo diseque – soy taxidermista”, dice el cartel en la pared

 

Joe Ficarra la disecó; es la cabeza de un ciervo con cuernos de seis puntas. Ahora, en el fondo de su negocio sobre la esquina de las calles Pleasure House y Virginia Beach, saca cuidadosamente el exceso de relleno de detrás de los ojos marrones de vidrio con sus pupilas violeta claro.

 

-Hay que poner bien los ojos  - dice -. Los ojos son el alma del armado.

 

Ficarra aprendió taxidermia en un curso por correspondencia de US$ 9,95. El primer animal que disecó, una ardilla, "parecía un accidente carretero", dice. Cinco años y cientos de montajes más tarde, una media docena de cabezas sobre la pared testifican de su dominio del arte.

 

-Ésta era una hermosa obra de arte del Creador - dice, señalando el montaje sin terminar-.  Ahora tengo la oportunidad de soplar la vida otra vez en él. Es mi monumento personal a su obra. Además de una manera agradable de ganar unos pesos.

 

El cartel en el frente de su negocio no dice "taxidermista", sino

 

260         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

"Los joyeros de Ficarra". Temeroso de ofender a los clientes que se oponen a la caza y a la pesca, diseca animales y aves discretamente. Sus únicos anuncios están en las páginas amarillas. Probablemente no hay otro joyero-taxidermista en el país. Cuando un cliente de joyería entra al negocio, Joe se lava las manos, se quita su cinturón de herramientas y lo atiende.

 

- La mayoría probablemente piensa que estoy en el fondo moldeando anillos o algo por el estilo.

 

Ficarra, de 40 años, tiene cabello rubio-rojizo y un bigote ligero. Tiene una contextura fuerte y rechoncha, un hombre difícil de derribar. Colgando de su cuello tiene una cadena de oro de la que cuelga un diente marrón con una letra '7' de oro montada. Usa dos cinturones de cuero, uno con las herramientas de taxidermista y otro con una Berretta 380 negra. Han entrado a robar a las joyerías de la zona. El arma no es un adorno. Sabe cómo usarla.

 

Joe recibió su primera carabina de aire comprimido a los 8 anos, y su primer rifle a los 12, un Wínchester 22 con acción de palanca, con el cual demolía ratas. El primer día que le permitieron ir a cazar al bosque, volvió al mediodía a la cabaña con un ciervo.

 

-Fuera de mi familia -dice-, no hay nada que signifique más para mí que cazar y pescar.

 

Como un muchacho de campo, cuya madre vivía "en los suburbios de Maybrook, Virginia, un pueblo que tenía dos edificios", Joe no es el tipo de persona que se involucra en una pelea por la ley constitucional. Sin embargo, haciendo premeditadamente que lo culpen por cazar en domingo, violando un estatuto estatal de Virginia, ha quedado entrampado en un atolladero por una cláusula de establecimiento que podría mantenerlo en una batalla legal durante años.

 

-No estoy realmente interesado en los temas controversiales entre la Iglesia y el Estado -admite, trabajando en el otro ojo del ciervo-. Sólo que no quiero que la gente me diga que no puedo cazar los domingos. Uno puede ir a hacer compras al centro comercial.

 

261         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Uno puede hacer tiro al blanco en movimiento, ir a un partido de fútbol, incluso comprar cerveza. Pero tengo que quedarme en casa mirando lucha en televisión. Se me atraganta en el buche.

 

Contesta el teléfono.

 

-No, señora -dice después de un minuto-. No puedo ayudarla -y cuelga-. No se puede creer las llamadas que recibo. Esta mujer quería saber si en el reverso de su alfombra persa había piel, y si era así, si podía arreglarla, porque se veía ajada.

 

Sacude la cabeza y vuelve a su montaje.

 

- Una mujer quería que le disecara una araña viuda negra. Los mejores llamados son a la noche, cuando los borrachos preguntan:

 

- Eh, ¿cuánto sale ir hasta tal lugar?

 

Yo les contesto:

 

-Me parece que usted quiere un taxi*, no un taxidermista.

 

Un borracho llamó pidiendo un taxi, y le dije:

 

-Espere veinte minutos y estaremos allí; espere el taxi. Espero que todavía esté allí.

 

El desafío que Joe hizo a la ley dominical comenzó en una partida de poker el invierno pasado con una media docena de compañeros de caza y su abogado y amigo, Gary Byler. Alguien mencionó lo injusta que era la prohibición de cazar los domingos, y Gary se sorprendió de que la ley existiera todavía. Como cabildero registrado, Gary dijo que iba hacer averiguaciones en cuanto a esto. Una semana más tarde, en su siguiente juego de poker, Byler dijo que no había forma de que se cambiara legislativamente esa ley.

 

 

- Nos dijo que los hacendados ricos no querían a los embaucadores de la ciudad todo el fin de semana en sus propiedades. Hay una resistencia poderosa a la caza dominical. Un senador estatal dijo que había visto amenazado su escaño por simplemente sacar el tema de levantar la prohibición.

 

La otra forma de hacerlo, dijo Gary, era que alguien fuera arrestado por cazar en domingo y que luego desafiara a la ley en

 

262         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

la Corte. Cuando Joe preguntó quién sería lo suficientemente estúpido como para hacer eso, todos lo miraron a él.

 

-Al principio dudé -dice-. Tengo un registro limpio, sin arrestos. Me preocupaba cuánto iba a costar. Estaba preocupado también de qué manera esto perjudicaría mi negocio de taxidermista. Y además estaba mi familia.

 

La noche siguiente, durante la cena, cuando le dijo a su hijo Justin que quizá quebrantara la ley, los ojos del niño de 9 años se abrieron grandes. Joe explicó por qué y le preguntó: "¿Cómo te sentirías en la escuela si alguien se te acerca y te dice: 'Tu papá fue arrestado'?"

 

Justin dijo que simplemente le explicaría.

 

-Es todo lo que quería oír.

 

Su esposa, Bess, fue un poco más difícil de convencer. ¿Iría a la cárcel? ¿Cuánto costaría? ¿Tendría que pagar fianza?

 

-Soy como todos los demás, vivo de un sueldo al otro -dice Joe-. No podía invertir mucho dinero en esto ni perder tiempo de mi trabajo.

 

Gary Byler ofreció renunciar al anticipo correspondiente a sus honorarios, así que los únicos gastos serían los de la Corte. Joe llamó a una línea gratuita de violaciones para determinar la multa, y el oficial guardabosques dijo que la multa (de hasta US$ 500) era a discreción del oficial que hacía el arresto, y que el oficial era el que decidía si Joe iba a ser arrestado, y si se confiscaría su arma. El editor de deportes del Virginían Pilot Ledger-Star, Bob Hutchinson, que se enteró del plan de Joe, lo llamó y le dijo que escribiría un artículo acerca de lo que Joe estaba haciendo. La publicidad ayudaría al caso. Sin embargo, el sábado anterior al último domingo de la temporada de caza, todavía no se había decidido. Luego Hutchinson lo llamó nuevamente para decirle que ya había escrito un artículo diciendo que Ficarra estaba pensando hacer juicio.

 

-Me sentí medio atrapado -dice, colocando un martillo a un costado del montaje -.Ya que el día siguiente era el último de la

 

263         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

temporada de caza, era ahora o nunca. Así que llamé a la oficina de vida silvestre y les dije lo que iba a hacer, adónde iba y cuándo. El hombre del otro lado de la línea me dijo:

 

- Estás ladrándole al árbol equivocado, compañero. Esto no va a funcionar. Ya lo he visto antes.

 

El domingo 9 de febrero, Joe y su compañero de cacería, David Byler (hermano de Gary), estacionaron la Ford Ranger modelo 1977 de Joe en el lugar señalado, un campo de perdices en el municipio de Pongo en VirBeach. No queriendo que su escopeta italiana para cazar perdices, de dos cañones con un valor de miles de dólares fuera confiscada, trajo en su lugar una vieja de calibre 16 de un solo cañón.

 

- Pagué US$ 16 por ella hace años - dice -, y creo que me vendieron un buzón.

 

Cuando el oficial guardabosques Craig Thomas apareció, Joe le dijo que quería que lo acusara sólo de cazar en domingo.

 

-Podría haber tenido una actitud fea y haber dicho: "Por qué no sigues adelante, compañero, y vamos a ver de qué te acuso". En lugar de ello, el oficial Thomas revisó una lista para ver si Joe tenía una licencia de caza válida, si estaba a una distancia apropiada desde la ruta y si tenía munición legal para cazar perdices. Luego, después que Joe cargó su escopeta con perdigones (no hace falta dispararle a una perdiz en domingo para ser multado, es suficiente con tener la escopeta cargada en el campo), el oficial Thomas le entregó un citatorio: notificación G0003382 de Virginia, con una multa de US$ 100 por "cazar aves silvestres en domingo". David fotografió el incidente.

 

Joe Ficarra comenzó a acechar a su presa más grande.

 

Un cliente entra por la puerta delantera y Joe sale desde la trastienda para atenderlo. Puede ser que no haya publicitado que es taxidermista, pero los animales disecados, las aves y los peces en la joyería podrían revelar el secreto. Un pez espada azul de 3 metros decora una pared. Un somorgujo encapuchado está sentado

 

264         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

sobre un bloque de madera en una vitrina de joyas. La cabeza de un oso negro gruñe desde otra vitrina, mientras que un ganso canadiense observa con sus ojos pardos. Cerca del frente del negocio hay un pez de ojos saltones, un róbalo, un mapache, una perca y un lucio de nariz larga.

 

El cliente uno de los "muchachos" de barba achaparrada, una tabla refiena con cerveza, compra una gorra negra de béisbol con el emblema de un pato en el frente. La gorra dice "Asociación de Deportistas de Virginia". Joe encargó las gorras para juntar fondos para su defensa. Mandó hacer doce docenas de gorras a US$ 7 cada una, y las vende a US$ 25. Sólo le quedan dos.

 

- Cuando el artículo de Hutchinson salió en el Ledger-Star -dice Joe- obtuve mis quince minutos de fama. Las agencias UPI, AP, el Washinton Post, incluso USA Today investigaron la historia, incluyéndola en los medios locales. Garvey Winegar, del Time Dispatch de Richmond, escribió que "el mensaje intransigente de Juan Calvino, que proclamaba como pecado todo lo que no le agradaba personalmente, permanece vivo en Virginia. La ley dominical contra la caza es un buen ejemplo".

 

Llamó gente de todo el Estado, aun de otros Estados, queriendo ayudar. Con la ayuda legal de Gary, Joe fundó la Asociación de Deportistas de Virginia para la Caza Dominical, Inc., Asociación Sin Fines de Lucro. Pegado en el frente de la vitrina izquierda de la joyería, la que tiene el somorgujo encapuchado, hay un cartel que proclama su existencia.

 

"Tengo quince años”, escribió un simpatizante, "y tampoco me gusta la ley de caza dominical... Si Joe Figarra puede leer esto, permítanselo por favor".

 

-Me encanta -se ríe Joe-. Probablemente piensa que soy un analfabeto de cuello rojo.

 

Aunque no es exactamente un teólogo, Joe entendió el principio básico de la libertad religiosa.

 

-Debería ser tarea de los predicadores llenar los bancos los

 

265         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

domingos -dice- no del Estado. Además, estar en el bosque puede ser una experiencia religiosa mayor que estar sentado en un banco contando los piojos en el sombrero de la dama enfrente de uno.

 

El 25 de abril Joe apareció ante John B. Preston, juez de la corte del circuito de Virginia Beach, acusado de violar el estatuto 29.15211, que Rama al domingo "un día de descanso para todas las especies de aves y vida animal silvestre”. La defensa citó al director de Caza y Pesca Interna de Virginia, James Remington, quien testificó que "no hay base biológica para la prohibición general de la caza dominical". Byler luego argumentó que la ley fue establecida, no por razones biológicas, sino solamente con un propósito religioso, y que por lo tanto era inconstitucional.

 

Los jueces del circuito menor generalmente no declaran inconstitucionales a las leyes, y el juez Preston no fue la excepción. Aunque excusándose (se retiró incluso a su cámara durante diez minutos antes de dar el veredicto), encontró culpable a Joe. Multado con US$ 100 y libre con una fianza de US$ 250, Joe volvería a la Corte el 14 de junio para apelar la decisión.

 

Joe estaba acostumbrado a atrapar a su presa. Esta no se iba a escapar tan fácilmente.

 

Bajando por la avenida Independencia, a unos 10 km de Los Joyeros de Ficarra, se encuentran dos hileras perpendiculares de oficinas de ladrillo y madera. En la última oficina, la más cercana a la calle, hay un cartel que dice "Gary L. Byler -Abogado". Arriba, la oficina de la recepcionista es acicalada, moderna, con obras de arte en las paredes. Sobre su escritorio, una Coca-Cola roja resalta sobre la decoración azul y marrón.

 

-El estatuto es religioso -dice Gary Byler, sentado en su oficina -. Prefiere la religión cristiana a otras y vamos a luchar contra ella desde todos los frentes.

 

Byler habla rápido, está en continuo movimiento, tiene una treintena de años, usa anteojos y tiene éxito en su trabajo. También

 

266         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

está disfrutando de la publicidad.

 

-Esta historia ha sido recogida por los noticieros locales y nacionales -dice-. Todavía estoy recibiendo llamados telefónicos todo el tiempo de los medios. Eso es lo que queremos.

 

En la pared detrás de su escritorio hay siete diplomas. Obtuvo su licenciatura de Georgetown y su diploma de Abogado de la Universidad de Virginia. En la pared opuesta hay dos fotografías de él con el presidente Reagan durante el año (1982-1983) en el que trabajó en la Casa Blanca, "el muchacho más joven allí". Defensor de la libertad, dejó la Oficina de Asuntos del Gabinete sólo después de un año, porque dijo: "Siento aversión de usar mis talentos para el gobierno».

 

Byler se crió en Virginia Beach, en una casa no muy lejos de su oficina. Su padre, un empresario muy conocido, es el dueño del edificio donde Gary trabaja.

 

-Para ser honesto -dice orgullosamente - no podría haber iniciado mi práctica aquí si no hubiera sido por el buen nombre de mi padre.

 

Gary mismo no caza. Su idea de ocio es "tomar unas pocas cervezas, una radio y sentarme en un bote, tomando sol". Sin embargo, inició el tema de desafiar la prohibición de cazar en domingo.

 

-El domingo es el día de reposo cristiano tradicional -dice-. No es coincidencia que la prohibición caiga en ese día. Que prohíban cazar los miércoles para probar que no es religioso.

 

Unos pocos años antes, la Suprema Corte de Virginia derogó las leyes dominicales comerciales porque eran muy selectivas, prefiriendo a un grupo sobre otro.

 

-Todo es legal en domingo -dijo-, menos cazar. Y aun en esto, explica, la ley no se aplica en forma pareja, porque los cazadores de mapaches pueden cazar hasta las 2:00 de la mañana. Ellos sostienen que no pueden sacar a sus perros de los bosques

 

267         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

a la medianoche.

 

-La presión (lobby) de los mapaches -dice-, es fuerte.

 

Byler saca entonces el estatuto original que prohibió la caza en domingo en las colonias.

 

-La fecha es marzo de 1642 -dice-, y expresa: "Sea decretado también, para la mejor observancia del día de reposo y para refrenar los abusos cometidos en la colonia al cazar fuera de la ley en el día de reposo como se ha dicho, que a menos que sea para la seguridad de sus plantaciones o campos de maíz o en defensa contra los indios, él o los ofensores serán multados... con veinte libras de tabaco".

 

Byler se ríe.

 

-Ahora sabemos por qué Jefferson escribió el Estatuto de Virginia para la libertad religiosa. La prohibición dominical tiene definidamente un origen religioso, y esto lo prueba. Vamos a usar este documento mañana en la corte de apelaciones. Vamos a pelear con todo lo que tenemos.

 

El jueves 14 de junio, una ceremonia en un terreno municipal de Virginia Beach conmemora el Día de la Bandera.

 

En el banco, en la corte de apelaciones del circuito, en el juzgado Nº 4, el juez Thomas Shadrick, vestido con su toga negra, revisa el sumario. Joven, apuesto, tostado por el sol, el juez parece el ex atleta universitario que probablemente sea. Su cabello corto es negro, mezclado con gris en las sienes. Tres prisioneros, uno detrás de otro, vestidos con mamelucos anaranjados, son acompañados al entrar y al salir por policías armados.

 

Joe está sentado con su esposa mientras Gary se escabulle hacia afuera y hacia adentro (tiene otros cinco casos ese día). Joe viste pantalones vaqueros, una camisa de franela blanca y azul y en lugar de corbata tiene una cinta atada con un pedazo de asta de venado.

 

-Vestimenta formal de los cuellos rojos -se mofa.

 

Cerró su negocio, dejando un cartel en la ventana: "Me fui al

 

268         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

juzgado a pelear por la caza dominical".

 

Las agencias UPI, AP y unos pocos periodistas locales, incluyendo a Bob Hutchinson, quien fue el primero en relatar la historia, están sentados en las bancas de madera. Un equipo de televisión de la estación local WTKR espera afuera.

 

A las 11:02, el alguacil exclama: "El Estado de Virginia versus Joe Ficarra". Joe, Gary y un empleado judicial que ayudó con el caso se sientan a la mesa a la derecha del juez; el fiscal, Robert McDonald (un amigo de la familia de los Byler, que incluso trabajó una vez en la oficina de Gary), se sienta a la izquierda del juez, con el oficial guardabosques Craig Thomas vestido con su uniforme verde.

 

Gary le presenta al juez una copia de la ley original, alegando que viola la separación ente la iglesia y el estado porque era para 1a mejor observancia del día de reposo".

 

-¿Es este el cargo por el que se acusa a su cliente? -pregunta el juez.

 

-No -contesta Gary, explicando que aunque el lenguaje religioso fue quitado, la intención religiosa permaneció en el estatuto -. La legislatura ha restringido el lenguaje ofensivo, pero no la ley ofensiva.

 

Cita al director de Caza y Pesca Interior de Virginia, James Remington, de su declaración en el último juicio, quien dijo que «no había base biológica para prohibir la caza en domingo". Por lo tanto, dice Gary, la ley es "un establecimiento ilegal de la religión".

 

Argumenta que la legislación viola la ley de protección igualitaria también, porque permite la pesca y la caza de mapaches nada más, y que discrimina a los que tienen el domingo como único día libre. Así, otras personas al igual que Ficarra son colocadas en una posición en la que deben "elegir entre ganarse la vida o con perseguir un pasatiempo". Más todavía, coloca en dificultades económicas a Joe Ficarra, porque si la gente pudiera

 

269         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

cazar más, tendría más trabajo como taxidermista.

 

Cuando Byler terminó, Robert McDonald se paró delante del estrado diciendo que Ficarra "violó una regla pública firme en el Estado de Virginia desde que John Smith cortejaba a Pocahontas".

 

Sostiene que no hay "antecedentes de que una ley que restrinja la actividad en domingo tenga algo que ver con la religión". Afirma que la prohibición de cazar los domingos les da a las personas un día de descanso del ruido, reduce el personal de la Comisión de Caza, les da a los animales un día de descanso, y es un día de descanso para los residentes de la comunidad.

 

-Claramente -afirma - tiene una base racional.

 

Cita un caso anterior de ley dominical que dice que una ley de cierre que coincide accidentalmente con un día de observancia religiosa "no crea ningún tipo de presuposición de un propósito religioso".

 

Dice que numerosas leyes 1imitan el derecho de uno a cazar: hay varias estaciones en las que entran en vigor, hay límites para la cantidad y todo otro tipo de cosas que reducen y regulan la habilidad de los ciudadanos en el Estado" para cazar, rechazando así el argumento de que la ley era especialmente discriminatoria contra ciertas clases o que creaba una dificultad económica para Ficarra.

 

Rechaza la declaración de Remington sólo como "su opinión, y no algo que agitó el Estado".

 

En una refutación de sesenta segundos, Gary remarca la noción de día de descanso porque la gente puede "hacer tiro al blanco en movimiento y tiro al blanco, y se le permite disparar con armas de fuego" en domingo. Rechaza el argumento de que la caza en domingo exigiría más personal: "De hecho, argumentaría lo contrario: si fuera legal cazar en domingo, no necesitarían tantas personas en el campo para arrestar a personas como Joe Ficarra que cazan en domingo".

 

70           COMO FUEGO EN1NUS HUESOS

 

Ataca la idea de que la prohibición dominical sólo "coincide accidentalmente" con el día de reposo cristiano, y utiliza nuevamente el estatuto de 1642 como prueba.

 

El juez Shadrick, más acostumbrado a casos de robo de autos y falsificación de cheques que a temas de cláusulas de establecimiento, no vacila en dar su veredicto.

 

-Pienso que las perdices tienen derecho a un día de descanso - dice -. Culpable. Multa de US$ 100.

 

Afuera, en las escaleras de la corte, se reúnen Gary, Joe, su esposa Bess, los periodistas y el equipo de televisión.

 

-M abogado me advirtió -dice Joe-, que posiblemente ocurriría esto. Pero no nos vamos a detener. Estamos hablando de las personas comunes, las personas trabajadoras. No hay personas de mucho dinero que nos respalden. Los que tienen mucho dinero pueden volar a Arizona o a cualquier otra parte donde es legal cazar en domingo.

 

-Vamos a seguir luchando -dice Gary en respuesta a una pregunta-. Aunque esperamos que la legislatura vea el error y cambie esta ley. Pero hasta que lo hagan, vamos a mantenernos saltando hasta que nos tiren al suelo. Vamos a apelar en 30 días a la Corte de apelaciones de Virginia. Vamos a recorrer todo el camino hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos si es necesario.

 

Hasta entonces, “todas las especies de aves silvestres y de vida animal silvestre" en Virginia tendrán el domingo como "día de descanso" del deporte de la caza.

 

Y también lo tendrá Joe Ficarra, sea que lo desee o no.

 

 

 

_____________________

Este artículo apareció originalmente en Liberty, Enero/febrero de 1991.

 

CAPITULO 32

¿Quién le teme a una Norteamérica judeo-cristiana?

 

 

Si hay alguien que debería mirar con favor los valores judeo-cristianos, ese soy yo, ¡un judío cristiano! Sin embargo, cuando la Nueva Derecha habla de poner en vigor una "ética judeo-cristiana", me preocupo. ¿Qué en cuanto a los millones de norteamericanos que no son ni judíos ni cristianos? ¿Qué en cuanto a los judíos y a los cristianos (sin mencionar a los judíos cristianos) cuyo concepto de lo que comprende la ética judeo-cristiana difiere de la de los que buscan hacerla cumplir por toda la nación?

 

Me preocupo porque las centenares de denominaciones cristianas de Norteamérica disienten acerca de todo lo imaginable. Los cristianos no concuerdan en la forma en la que vino Jesús, acerca de cuándo vino, por qué vino, qué hizo mientras estuvo aquí, adónde fue cuando partió, qué está haciendo ahora y que hará después. Los cristianos discuten con respecto a si Jesús es Dios o es hombre y acerca de la naturaleza de su ser como Dios-hombre. Discrepan con respecto a textos de Daniel, Apocalipsis, Santiago, Juan, Deuteronomio, Malaquías y

 

272         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

todos los demás libros de la Biblia.

 

Y no es sólo protestantes versus católicos. Los bautistas discuten con los metodistas, los episcopales con los mormones, los testigos de Jehová con los luteranos y los pentecostales con los adventistas. Además, los católicos discuten con los católicos, los bautistas con los bautistas, los carismáticos con los carismáticos, que a su vez argumentan con los judíos, quienes discuten entre ellos. Así que en este ambiente, ¿la definición de judeo-cristiano de quién se convertirá en ley? ¿Y qué ocurrirá con los que discrepan?

 

En enero de 1986 asistí a una Conferencia Cristiana Acerca de Asuntos Mundiales en Washington, DC, patrocinada por Faith-America [Fe-América]. Centenares de pastores, educadores cristianos, líderes eclesiásticos y vendedores de libros religiosos estaban allí. Episcopales, presbiterianos, bautistas, católicos convertidos, metodistas carismáticos, un amplio espectro del cristianismo americano. Los oradores incluían al aspirante a la presidencia Jack Kenip, al secretario de educación William. Bennett, al secretario del ejército John Marsh y a otros.

 

La conferencia otorgó a los participantes una visión global, desde una perspectiva conservadora, de la situación económica, política y militar mundial. Se ocupó de la iniciativa estratégica de defensa (Guerra de las Galaxias), de los sandinistas, del déficit, de la reforma impositiva, de la Unión Soviética, del terrorismo, de Ronald Reagan, del petróleo, de la política de inmigración, del SIDA, de la educación, del aborto y de otros temas. Compartí la preocupación acerca de la inmoralidad, la pornografía, el aborto, la agresión comunista y la economía, y aprecié las preocupaciones de estos patriotas cristianos conservadores con respecto a los peligros que enfrenta los Estados Unidos.

 

Sin embargo, también me preocupé por las reuniones mismas.

 

273         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

En las charlas a las cuales asistí se difundía un tono, una corriente subterránea de militancia, política agresiva y agresividad. Prevalecía una falta de sensibilidad, por no decir hostilidad, hacia el concepto de separación entre Iglesia y Estado, así como animosidad contra el pluralismo de la democracia americana. Me preocupé por los amenes que escuché en la audiencia cuando el ex congresal John Conlan, anfitrión de las reuniones, dijo que la Constitución de los Estados Unidos ni siquiera menciona Ia separación entre la Iglesia y el Estado". (En ese momento un hombre sentado a mi lado me susurró: "Las palabras 'separación entre Iglesia y Estado' aparecen en la Constitución rusa".)

 

¿Qué significa judeo-cristiana?

 

Un orador, Williani Dannemyer (R-Calif.), habló acerca del conflicto entre los cristianos y el humanismo secular. Usó la palabra que había sido la bandera de las reuniones: judeo-cristiano. Me preguntaba exactamente qué quería decir él y otros con ese término, por lo que me acerqué hasta el micrófono e hice la pregunta.

 

-Congresista -pregunté-, comparto sus preocupaciones por Norteamérica. Pero cuando usted habla de judeo-cristiano, ¿no quiere decir realmente cristiano? Y cuando usted dice cristiano, ¿no quiere decir realmente protestante? Y cuando dice protestante, ¿no quiere decir realmente fundamentalista?

 

-Le diré lo que quiero decir con él -contestó-: Los Diez Mandamientos.

 

Mencionó Ios primeros tres", que dijo que tenían que ver con la relación entre el hombre y Dios, y 1os últimos siete", que tratan acerca de la relación del hombre con los demás.

 

Yo conozco los Diez Mandamientos. Los primeros cuatro: "No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen... No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano... Acuérdate

 

274         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

del día de reposo", y tratan acerca de la relación del hombre con Dios. Al congresista le faltaba uno.

 

¿Qué mandamiento?

 

Entonces caí: ¡Dannemeyer estaba presentando la versión católica! Los catecismos en las escuelas secundarias católicas (y algunos catecismos luteranos) quitan el segundo mandamiento, que prohíbe la adoración de ídolos, y dividen en dos el décimo mandamiento. Cuando expliqué la discrepancia, Dannemeyer no pareció darse cuenta de la diferencia. Dijo que sabia solo lo que le había enseñado desde niño.

 

¡Exactamente lo que yo decía! Estas personas bien intencionadas quieren que Norteamérica siga los Diez Mandamientos. Pero, ¿la versión de quién? Quieren que Dios vuelva a la escuela. Pero, ¿el Dios de quién? ¿Y qué en cuanto a los americanos que tienen otros dioses delante de Jehová o aquellos cuyos dioses son de madera y piedra? Algunas personas observan el sábado como día de reposo; otras el domingo. Algunas no guardan ninguno. Algunos creen que los Diez Mandamientos fueron abolidos en la cruz. ¡Los cristianos ni siquiera concuerdan en algo tan fundamental como los Diez Mandamientos, y sin embargo quieren convertirlos en la ley de la Tierra! Si la Nueva Derecha trae la moralidad judeo-cristiana de vuelta a Norteamérica, ¿la interpretación de quiénes se querrá hacer cumplir?

 

Religión violenta

 

A través de los últimos 2.000 años, millones han sufrido abuso, cárcel, tortura y aun la muerte porque sus convicciones religiosas diferían de la versión de cristianismo sancionada oficialmente. Por cuanto la Primera Enmienda le prohíbe al Congreso promulgar cualquier ley "con respecto al establecimiento de la religión esta nación se ha ahorrado gran parte de la violencia

 

275         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

y los disturbios que han agitado a casi todo el resto del mundo. Muchos afirman que con las salvaguardias que tenemos en este país, nunca podría haber persecución religiosa. Pero ahora, la Nueva Derecha, acusando a la Cláusula de Establecimiento de ser hostil a la religión, busca eliminar la mejor seguridad que tenemos contra la posibilidad de que la persecución religiosa se derrame sobre nuestras "olas de grano ámbar".

 

¿Cómo se sentirán los padres protestantes de Susy cuando vuelva a casa de la escuela pasando las cuentas de un rosario? ¿0 cómo se sentirán los católicos cuando el pequeño Juan hable de José Smith y el ángel Moroni? ¿0 cómo se sentirán los católicos y los mormones cuando los libros de texto protestantes de las escuelas públicas declaren que las cuentas del rosario y José Smith son del diablo? Establezcan una religión civil en Norteamérica, de cualquier tipo, bajo cualquier nombre, y los que discrepen con sus sustentadores serán condenados al ostracismo, alienados y perseguidos.

 

Después de interrogar al Sr. Dannemeyer, sentí un poquito lo que les espera a los que no se conformen a la Norteamérica judeo-cristiana de la Nueva Derecha. Ahora la audiencia se dio cuenta de que yo no era uno de ellos. Era una nota discordante en su himno de batalla por una nueva república. Era como si yo fuera un abusador de niños confeso o el mismo pérfido Norman Lear.

 

Más tarde hablé con una amiga cristiana a quien no había visto en años. Estaba emocionada con los planes de la Nueva Derecha para Norteamérica. Le expliqué mis preocupaciones en cuanto a la libertad religiosa. Le advertí acerca del peligro que habría si la definición de moralidad judeo-cristiana de un grupo se convertía en ley, y de las dificultades que podrían causarles a los cristianos que no están de acuerdo.

 

-No hay problema, Cliff - dijo, esperando mitigar mis temores-. Primero, nosotros los cristianos, tomamos el control

 

276         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

del gobierno, y después podemos pelearnos entre nosotros.  Me preocupa.  

 

 

__________________

Este artículo apareció originalmente en Ministry, Julio de 1986

 

 

277         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

 

CAPITULO 33

Caso del sacrificio animal en Hialeah

 

 

4 de noviembre de 1992; centro de Washington, DC. Los titulares de los diarios, visibles a quince metros, declaran a Bill Clinton como presidente electo. Paso corriendo al lado de ellos, por la acera mojada y llena de hojas, hacia la Suprema Corte de los Estados Unidos a cubrir un juicio crucial de libre ejercicio: los sacrificios animales de la iglesia de Lukumi Babalu Aye de Hialeah.

 

Lukumi Babalu Aye no pertenece, definidamente, al protestantismo de la línea troncal. Sus miembros, llamados santeros, practican una antigua fe afro-caribeña conocida como santería.  Los santeros celebran el nacimiento, la muerte y el casamiento con sacrificios de animales. En sus rituales decapitan cabras, gallinas, palomas y tortugas, a menudo hasta veinte animales por vez, generalmente en casas particulares. En una ceremonia un sacerdote rebana la garganta de una gallina, le corta la cabeza, muerde la pechuga del animal decapitado y desgarra con sus dientes al animal antes de rellenar el pecho abierto con hierbas, tabaco y pedacitos de pescado seco, todo en un intento de agradar

 

278         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Babalu Aye, un dios de la santería. La ciudad de Hialeah quiere que se detenga esta práctica.

 

Pensando que este caso no va a mostrar el diálogo corriente de los juzgados, entro por la puerta lateral sobre la avenida Maryland. Habiendo pasado la seguridad, recojo mi tarjeta de prensa, una pequeña tarjeta anaranjada con mi número de asiento, G-5. Por causa de la publicidad asociada con este caso, la sección de prensa está llena, y el asiento G-5 me coloca detrás de una gran columna cubierta con una pesada cortina roja. Me asomo por encima del remolino de la cabeza de un periodista a mi izquierda y alcanzo a ver el borde de la toga del juez. Enderezándome, miro fijamente la columna, con la carpeta de apuntes y la lapicera sobre mis piernas. ¿Cómo se supone que voy a cubrir esta historia?

 

Y entonces me doy cuenta: si se pueden decidir los casos sin que los jueces vean a todas las partes involucradas, yo debiera ser capaz de cubrir este caso viendo sólo la cortina roja y la caspa del obstructor periodista.

 

Una de las primeras voces que escucho es la de Douglas Laycock, argumentando en favor de la iglesia de Lukumi Babalu Aye, que está pidiendo a la Corte Suprema que derogue cuatro ordenanzas que prohíben los sacrificios animales; rituales que constituyen el centro de la fe de la iglesia.

 

-Éste es un caso -declara Laycock- de discriminación abierta hacia una religión minoritaria.

 

Está discriminación es inconstitucional, y por lo tanto debieran derogarse las leyes como una infracción al libre ejercicio de los santeros.

 

Más de cincuenta mil santeros viven en el sur de Florida, hacia donde muchos huyeron de la supresión de su religión en manos de Castro. En 1987, la iglesia de la santería, queriendo abrir un lugar público de culto, compró un terreno en Hialeah, un suburbio de Miami. Anticipándose a la iglesia que sacrifica animales,

 

279         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

y a quejas acerca de paganismo, cabras y gallinas decapitadas encontradas en parques, debajo de los árboles y en las escaleras del juzgado, Hialeah promulgó cuatro ordenanzas que convertían los sacrificios animales en un delito de primer grado con un castigo de una multa de US$ 500 y/o 60 días de cárcel. La iglesia de la santería le hizo juicio a la ciudad, sosteniendo que esas leyes violaban sus derechos de libre ejercicio. Cuando la Corte distrital de los Estados Unidos de¡ sur de Florida defendió las leyes, los santeros apelaron a la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos (cuya aceptación del caso trajo a los litigantes al juzgado, y a mí a mi asiento detrás de la columna).

 

Mientras Laycock habla, otras voces interrumpen. Pertenecen a los jueces de la Suprema Corte, y cuando habla una mujer, sé que es la jueza O'Connor.

 

Laycock propone que la única manera de probar que los sacrificios animales son ¡legales es mostrar que santería es falsa, y eso constituiría un juicio de herejía".

 

Uno de los jueces pregunta:

 

-Meramente porque uno de los dioses de los santeros les dice que algo es correcto, ¿está entonces legalmente protegido?

 

Laycock argumenta que porque uno puede matar animales en Hialeah por cualquier otra razón que no sea el sacrificio animal, las ordenanzas no son neutrales, sino que están dirigidas contra una práctica religiosa específica. Por esa razón, afirma, son inconstitucionales.

 

La idea con la que Laycock trata aquí es un tema de importancia fundamental, no sólo para este caso, sino para la libertad religiosa en general. La Iglesia de Lukumi Babalu Aye versus la ciudad de Hialeah es el primer caso de libre ejercicio al que se le concede audiencia en la Suprema Corte de los Estados Unidos desde su decisión Smith en 1990. En Smith , la corte abandonó en gran medida (por 5 a 4) la jurisprudencia anterior en relación con la cláusula de libre ejercicio. Durante décadas antes de

 

280         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Smith, la corte generalmente prestaba un "estricto escrutinio" a cualquier acción gubernamental que restringiera el libre ejercicio de prácticas religiosas. El gobierno debía mostrar (1) interés público preciso con respecto a las leyes que restringen el libre ejercicio y (2) la falta de un medio menos gravoso de proteger los intereses del Estado. En esencia, el gobierno necesitaba una razón persuasiva para restringir el libre ejercicio.

 

Con Smitk, sin embargo, la Corte renunció a este concepto del "estricto escrutinio”excepto en ciertos casos. En su lugar, dijo que la cláusula del libre ejercicio nunca libera a un individuo de la obligación de cumplir con una 1ey válida y neutral de aplicabilidad general" simplemente porque la ley interfiere con su práctica religiosa. En tanto una ley sea religiosamente neutral y se aplique equitativamente, es constitucional, sin importar la carga incidental que signifique para la religión.

 

Las voces del banco preguntan si las ordenanzas de Hialeah fueron dirigidas contra la religión misma o si fueron una prohibición neutral. Aun Smíth decía que aunque la restricción incidental sobre el libre ejercicio era constitucional, las leyes "dirigidas específicamente a la práctica religiosa" no lo eran, a menos que el Estado pudiera mostrar, para defenderlas, intereses estatales apremiantes.

 

Otro juez pregunta si las ordenanzas tenían la intención de suprimir no la religión sino sólo ciertos actos de esta. Si era así, las ordenanzas eran uniformes, leyes neutrales que simplemente prohibían todos los sacrificios animales. ¿Por qué serían consideradas inconstitucionales entonces?

 

Laycock argumenta: Para que la prohibición sea constitucional, tendría que incluir a todos los animales que se matan en la ciudad. Dice que las prohibiciones "son demasiado específicas", en contra de Santería, y que por lo tanto deben ser derogadas.

 

Recuerdo haber leído anteriormente la historia desde la perspectiva de los santeros. Se quejaban acerca de que se pueden

 

281         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

hervir vivas a las langostas, se pueden alimentar con ratas a las serpientes, se pueden faenar animales en la carnicería, se los puede cazar con arcos y flechas y se pueden matar animales indeseables públicamente, en tanto nada de esto se haga por razones religiosas. Como decía un alegato presentado en favor de los santeros: "Uno puede comprar patitas de pollo (McNuggets) en Hialeah, pero no puede participar de un pollo asado en un servicio religioso de la fe santera".

 

Smith también decía que el Estado estaría violando la cláusula de libre ejercicio "si buscara prohibir tales actos u obligar a su abstención, cuando [las personas] participen en ellos por razones religiosas, o sólo por la creencia religiosa que exhiben. Sería indudablemente inconstitucional, por ejemplo, prohibir la fundición de 'estatuas que son usadas con propósito de culto' o prohibir inclinarse ante un becerro de oro".

 

Los oficiales de la ciudad de Hialeah, sin embargo, creen que la ciudad tiene razones apremiantes por las cuales prohibir esta práctica. Una nueva voz, que identifico como perteneciendo a Richard Garrett, abogado defensor de la ciudad de Hialeah, argumenta ahora. Me estiro todo lo que puedo, tratando de ver su apariencia, pero está bien escondido detrás de la columna. El periodista a mi izquierda estornuda, y alcanzo a tener una vislumbre momentánea de David Souter sentado en silencio, escuchando a Garrett.

 

Garrett afirma: "La ciudad está preocupada por los miles de animales que están siendo sacrificados dentro de sus límites, por los esqueletos dejados en lugares públicos para que se pudran, por los animales torturados y por los peligros para la salud causados por docenas de animales que se matan diariamente en las casas particulares".

 

En una defensa anterior de las ordenanzas, leí que Garrett sostenía que la ciudad no estaba interesada en suprimir la fe santera; más bien, quería evitar "el espectro de millares, por cierto

 

282         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

decenas de millares, de animales que son matados en las casas y en las calles del sur de Florida, con el problema consiguiente de alimentar y cuidar a los animales y más tarde de disponer de sus restos". Dijo que las moscas y las ratas atraídas por los restos de los animales encontrados en las esquinas, en patios, en las vías del tren y en las casas, los ríos y los costados de las rutas" constituían un peligro para la salud tal como para garantizar un interés apremiante en la prohibición de los sacrificios. Garrett mencionó la crueldad hacia los animales como otra razón suficiente para prohibir los rituales. Dijo que la legítima preocupación de la ciudad en relación con los sacrificios animales abarcaba todo lo relacionado con el acto, desde el comienzo del proceso hasta cómo deshacerse de los restos.

 

O'Connor interrumpe a Garrett, preguntándole por qué la ciudad no pudo adoptar ordenanzas que reglamentaran la manera en que los animales podían ser matados así como la forma de deshacerse de los restos.

 

Garrett contesta que tales ordenanzas serían muy difíciles de regular porque la matanza ocurre en las casas particulares. Se forzaría entonces a la ciudad, por ejemplo, a decirle a los sacerdotes cómo sostener el cuchillo cuando matan a un animal, y esto podría llevar a problemas de intromisión. Los santeros podrían decir que la reglamentación de la ciudad no está en conformidad con la manera en que sus dioses les dicen que lo hagan y estarían de vuelta en el juzgado con otra apelación al libre ejercicio.

 

Otras voces del banco preguntan por qué no está cubierta en las ordenanzas la matanza de los animales en la ciudad por otras razones que no sean el sacrificio.

 

Garrett responde que la prohibición se limitó sólo a los sacrificios animales porque otros tipos de matanza, como la caza y la matanza de animales en los mataderos, no estaban causando problemas.

 

283         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

Las preguntas giran entonces en torno a la crueldad hacia los animales. En la audiencia del juzgado de primera instancia, la Sociedad Protectora de Animales testificó que el método de sacrificar animales usado por la santería, punzando la garganta del animal con un cuchillo, causa más sufrimiento a los animales que los métodos judíos o musulmanes de cortar limpiamente la arteria carótida. Por lo tanto, la ciudad tenía una razón para prohibir los sacrificios. (Me pregunto si el deseo de Hialeah de ahorrarle a las gallinas unos pocos segundos de dolor justifica la restricción de un derecho constitucional fundamental.) Desde el banco una voz pregunta si sería legal en Hialeah matar al gato de uno para "para que no sufra más".

 

Garrett contesta que sí.

 

Entonces la voz pregunta si sería legal ahogar al gato en la bañera.

 

"No", contesta Garrett. "Sería crueldad para con el animal y Hialeah tiene leyes contra eso".

 

O'Connor pregunta acerca de hervir vivas a las langostas y matar ratas y ratones. Otra voz pregunta incrédulamente: "¿No se puede comer langosta en Hialeah?" Otro le ayuda a Garrett diciendo que matar ratas y ratones no constituye un sacrificio y que por lo tanto no está incluido en las ordenanzas.

 

Los jueces luego preguntan por los mataderos.  Si se llevaran a cabo los sacrificios animales en un matadero debidamente ubicado con reglas que aseguren que los animales no sean tratados cruelmente (aunque, ¿de qué manera que no sea cruel se le puede cortar el cuello a un animal?), con buenas condiciones sanitarias y ocupándose de una manera adecuada de deshacerse de ellos, ¿podría Hialeah todavía prohibir los sacrificios?

 

Sí, contestó Garrett, respuesta que parece debilitar sus primeros dos argumentos fundamentales.

 

En primer lugar, su respuesta afirma que las ordenanzas prohíben cualquier sacrificio animal, aun en un matadero regulado,

 

284         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

pero no otras matanzas animales (que incluyen la matanza en un matadero por razones que no sean religiosas). Esta respuesta realza la posición de Laycock de que las ordenanzas de Hialeah estaban dirigidas específicamente contra una práctica religiosa (el mismo concepto de sacrificio animal denota una dimensión religiosa). En segundo lugar, si la Corte decide que las ordenanzas no son neutrales y luego les aplica la prueba del "escrutinio estricto", el interés estatá apremiante de Hialeali también debiera ser invalidado. Si la ciudad es relevada de las preocupaciones concernientes a la salud, a la crueldad hacia los animales y a las condiciones sanitarias al relegar los sacrificios a los mataderos, también debieran anularse sus razones para detener los sacrificios. Los ciudadanos dormirían bien, sabiendo que no encontrarán cabras decapitadas debajo de los bancos de los parques y que las gargantas de las gallinas están siendo cortadas de una manera compasiva.

 

Poco después de este intercambio, terminaron los argumentos orales y salgo junto con los otros periodistas. En las escaleras del juzgado, una multitud de periodistas con micrófonos, grabadores y cámaras de televisión se reúnen alrededor de Laycock. Este caso ha alcanzado notoriedad no sólo por sus circunstancias sangrientas sino también por la posibilidad de que mitigue o revierta la decisión en el caso Smith. La gran esperanza es que Hialeah haga con Sm¡tk lo que Barnette hizo con Gobit¿~.

 

En el caso Gobiti,<, usando parte de la misma jurisprudencia que reapareció cincuenta años más tarde en Smith (de hecho, Scalia citó a Gobitid en Smith), la Suprema Corte sostuvo una ley neutral y de aplicación general que presionó a los niños Testigos de Jehová a saludar la bandera a pesar de las objeciones religiosas. Esto tuvo como resultado una severa ola de persecución contra los Testigos de Jehová. Tres años más tarde, en Barnette, la corte revirtió el fallo. ¿Podría Hialeah hacer lo mismo con Smith? No es probable. Lo más probable es que la mayoría de

 

285         COMO FUEGO EN MIS HUESOS

 

los jueces deroguen las ordenanzas por no ser ni neutrales ni de aplicación general, dejando así a Smith no sólo en su lugar sino afirmándolo también.

 

Por supuesto, es difícil predecir qué va a decidir una Corte, que pasó de la decisión de Smith (que diezmó la libertad religiosa) a la de Wiseman (que la mantuvo) en menos de dos años, con respecto a una apelación de libertad religiosa. Lo que podemos esperar, sin embargo, es que los jueces vean lo que tienen que hacer en relación con la Iglesia de Lujumi Babalu Aye vs. Ciudad de Haileah mejor de lo que yo pude ver para informar el caso, plantado detrás de una columna.

 

______________

Este artículo apareció originalmente en Ministry, Marzo/Abril de 1993.

 

 

FALLO DE LA SUPREMA CORTE

 

“En virtud de la Cláusula de Libre Ejercicio, una ley que grava la práctica religiosa no tiene por qué ser justificada por un interés público imperativo, si es neutral y de aplicación general. Sin embargo, muestran que esa ley no es neutral o no es de aplicación general, por lo que deberá someterse al más riguroso escrutinio: debe ser justificada por un interés público imperativo, y debe ser estrictamente delimitada para avanzar en ese interés ...


Las ordenanzas analizadas y de operación demuestran que no son neutrales, sino que tienen por objeto la supresión de un elemento central de la santería, el sacrificio de animales...  Las ultimas ordenanzas de diversas prohibiciones, las definiciones y las exenciones demuestran  que fueron "manipulados" con la intención de prohibir los asesinatos religiosos de los animales por los miembros de la iglesia de santería, sin embargo excluir a casi todas las otras matanzas de animales. También suprimen la conducta religiosa  necesaria para lograr sus fines declarados. Los legítimos intereses gubernamentales en la protección de la salud pública y la prevención de crueldad a los animales podrían ser abordadas por las
restricciones mas allá de una prohibición general de toda práctica sacrificial de la santería, tales como las normas generales sobre la eliminación de la basura orgánica, el cuidado de los animales, independientemente de la razón por la que se mantienen, o en los métodos de la masacre ...

Las ordenanzas no pueden resistir el escrutinio estricto que se requiere ... Ellas no están estrictamente adaptada para llevar a cabo los intereses gubernamentales que pretenden afirmar.
Los cuatro son demasiado amplias y menos inclusiva en sus aspectos sustanciales, porque los objetivos no son claros con respecto a la conducta no religiosa análoga, y esos intereses se podría lograr más estrechamente que afectando los decretos que de la religión .. Por otra parte, cuando, como aquí, el gobierno restringe sólo lo hace para proteger la Primera Enmienda y no para promulgar las medidas posibles para restringir la conducta de alguien que produzca un daño sustancial o supuesto daño de la misma clase.  Los intereses gubernamentales que figuran en la justificación de la restricción no puede ser considerado como convincentes".

La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos revocó el juicio del Tribunal de Apelaciones del Decimoprimer Circuito.  Fallo del
11 de junio de 1993; 508 EE.UU. 52